lunes, 20 de octubre de 2014

El libro de Ivo - Juan Cuadra Pérez




El libro de Ivo Juan Cuadra Pérez 
La saga de la Ciudad #1 
Fantascy, 400 páginas, 16.90
9788415831433


“En una ciudad sin nombre, un hombre sueña cada noche que es un asesino cruel y despiadado, y cada mañana despierta temeroso de que un día todo eso se haga realidad. Su temor y el deseo de proteger a la mujer que ama lo llevan a descubrir que la reina Mab, dueña y señora del Reino, es la responsable de que sus noches sean cada vez más aterradoras. Si acaba con ella, sus espantosos sueños por fin cesarán.

Cuando duermen, los humanos llegan hasta el Reino y crean allí sus sueños, forjando las pesadillas con sus miedos y sus deseos más ocultos. Una vez que los humanos han protagonizado sus fantasías más perversas e inconfesables despiertan, dejando tras de sí su parte más oscura.
Pero la muerte de Mab a manos de un durmiente ha puesto en peligro al Reino, desencadenando unos acontecimientos que nadie podría haber previsto. ¿O sí? Mientras los humanos pierden la capacidad de liberar sus pesadillas lejos de sus vidas, cuatro de los Señores del Reino —Bestia, Oscuridad, Laberinto y Cazadora— deberán decidir cuál de ellos bajará a la Ciudad en busca del asesino de la Reina para intentar restaurar el equilibrio entre los mundos antes de que unas terribles y oscuras fuerzas transformen todo lo que conocemos.”

He terminado el libro hace ya una semana pero aún me he tomado mi tiempo para escribir esta reseña, en parte por falta de tiempo, en parte por ordenar mis ideas.  Y es que aunque es un libro que me ha gustado, es de esos libros que me resulta tremendamente complicado a la hora de recomendar, por lo que se sale de la norma. Lo que escribo, mi forma de concebir reseñas es escribir lo que le diría a un amigo del libro que he leído y en este caso me cuesta aclarar mis ideas.

La sinopsis me parece bastante atrayente de por si, y es el que el tema de los sueños y el Reino, desde el principio tuvo toda mi atención. Parecía algo que se salía de lo común en la oferta actual y así ha sido, desde luego y a falta de haber leído Sandman pues ya he leído que tiene influencias en parte, me ha parecido una trama muy original, si bien algo descompensada.

El libro se presenta alternando dos tramas, una en el mundo real, la Ciudad, la cual se encuentra en un gran desequilibrio que está sacudiendo los cimientos de la humanidad y la civilización en si misma, y una en el mundo de los sueños, el Reino, cuya Reina ha sido asesinada creando un gran impacto en este mundo de forma que todo el mundo se vuelca en encontrar al responsable. Ambos mundos están entrelazados y el deterioro de  uno va ligado a a otro. No obstante, la trama que se desarrolla en el Reino me ha resultado mucho más atrayente que la que se desarrolla en la Ciudad.

Es cierto que soy una predilecta del género fantástico y que tal vez me he podido sentir más interesada por una trama más afín al género que a la parte del mundo real, tal vez más tirando hacia una fantasía urbana. En general, los sucesos que tenían lugar en el Reino me ha llamado mucho más la atención y me han interesado muchísimo más. Me parecía una trama mucho más completa. De esta forma, la parte de la cuidad me ha resultado más monótona y lenta, dándome la sensación de que cortaba la trama del Reino y no ha sido hasta el final en que ambas tramas me han interesado por igual.

Por otro lado, la trama del Reino tarda bastante en hacer aparición. El inicio del libro, aunque con un prólogo muy impactante, se me hizo algo lento, y tras este se me desinfló un poco. También los personajes que, inicialmente, aparecen en el Reino me llamaron mucho más la atención que los demás. Aunque esto también va cambiando a lo largo del desarrollo de la trama y al final de que al final, seguía con la impresión de que algunos personajes apenas habían tenido protagonismo. También es cierto que es una primera parte de cuatro libros, seguramente, quede mucho más por venir.

Al principio me costó algo hacerme al estilo. La narración es en presente, con frases normalmente cortas y concisas, que he de decir que no es una de mis formas narrativas favoritas. Es cierto que da dinamismo a la lectura, pero para mi gusto, la entorpece un poco al tratarse de frases cortas. El libro es bastante crudo en algunos aspectos, hay asesinatos bestiales y muy descriptivos. Muestra aspectos muy crudos y viscerales del ser humano y Juan Cuadra no se corta ni un pelo a la hora de describirlos y reflejarlos en la imaginación del lector.

Aunque tardé un poco en meterme en la historia, en parte por el estilo y por la trama de la ciudad pasado el prólogo, rápidamente coge velocidad, entiendes muchas más cosas y todo comienza a tener muchos matices. Si bien es cierto que hay algunas partes de la trama que parecen muy poco desarrolladas, tal vez por la continuación tal vez por falta de planificación, terminé completamente interesada con la historia y con muchas ganas de saber cómo se resolvería todo. Para mi gusto, el final ha sido algo precipitado. Si bien hay partes que me esperaba, otras me han cogido totalmente desprevenida.


El libro de Ivo es un libro que no os debe echar atrás por la portada. Personalmente, si no me hubieran llamado la atención por la sinopsis, la portada no habría captado mi atención. Tras un comienzo que es toda una declaración de intenciones del estilo y rumbo que llevará la novela,  conocemos la ciudad, trama que se me atragantó un poco. No obstante, quede totalmente prendada del Reino, sus personajes, y desde el momento en que sale desde mi punto de vista la historia no hace más que mejorar. Con un estilo sencillo de frases cortas y narración dinámica iremos, poco a poco, descubriendo el misterio y averiguando quién fue el responsable. El final, previsible en algunos aspectos, sorprendente en otros, para mi gusto ha sido algo repentino. Pero sin duda, aun no lo hemos leído todo.

lunes, 15 de septiembre de 2014

El hombre en el castillo - Phillip K. Dick





El hombre en el castillo (The man in the high castle) – Phillip K. Dick (Traducción de Manuel Figueroa)
Minotauro, 261 páginas, 17
9788445075616



“La Segunda Guerra Mundial ha terminado en 1947, siendo los Aliados derrotados por el Eje. Los Estados Unidos han sido invadidos y consecuentemente divididos entre japoneses y alemanes, del mismo modo que Alemania tras su derrota en el «mundo real».
Un autor que se acerca a un escenario como el propuesto se enfrenta al problema de describir cómo sería el mundo si los nazis hubieran ganado la guerra. Dick opta por trazar a grandes rasgos la brutalidad nazi llevada al mundo entero, e incluso al espacio exterior, y elige centrarse preferentemente en la cotidianidad de los americanos derrotados dentro de una cultura japonesa victoriosa.
La acción se desarrolla en 1962 en la costa Oeste de los que otrora fueran los Estados Unidos, ahora PSA, Pacific States of America, zona de influencia japonesa. Los nativos son ciudadanos de segunda clase a pesar de que su cultura es admirada por los vencedores, a tal punto que uno de los mejores negocios es la venta de auténticas antigüedades americanas, como relojes de Mickey Mouse." 
Antes de nada avisaros. He cortado un poco la sinopsis porque para mi parecer revelaba demasiado. No hace spoilers, pero si me parece que da demasiada información de la trama en sí. Personalmente soy partidaria de que, cuanto menos sepas de los detalles de la trama de un libro, más te sorprenderá este al leerlo, de forma que me he permitido la libertad de acortarla. Si queréis la sinopsis entera, preguntadle a google. Además, esta sinopsis siquiera viene en el libro, es la de su ficha de Goodreads.

Lo que más he disfrutado sin duda alguna es el trasfondo de este libro. El como la historia cambia a raíz de la segunda guerra mundial y nos encontramos con un panorama radicalmente diferente. Pero a la vez, totalmente plausible. La trama del libro responde a una pregunta, en esencia muy sencilla, ¿cómo sería el mundo de haber ganado el bando contrario? Es cierto que hay diferentes tramas que acompañan a los diferentes personajes, pero sin duda, lo que me ha resultado más interesante ha sido ir viendo los detalles, a veces minucias, a veces diferencias abismales de este futuro alternativo.

Y creo que si lo pensamos detenidamente, el libro hubiera podido ser una realidad en lugar de mera ficción. Eso es, sin duda, lo que me ha resultado tan interesante. Podemos ver las formas de vida en el presente siendo totalmente influidas por la cultura alemana y japonesa. Y como estas dos superpotencias se han repartido el mundo, monopolizado los avances científicos y todo el desarrollo y casi devorado el mundo y el espacio. Los sucesos que narran son por un lado tan ajenos, pero por otro tan consecuentes con la idea que representaban ambos países que, si olvidaba por un momento la historia real, este podría haber sido perfectamente un libro de historia en vez de ciencia ficción.

Aunque, todo hay que decirlo, la forma de escribir de Dick me ha resultado algo extraña, y digo extraña en el sentido de ajena. Me ha resultado lento de leer. Como cuando eliges autores que no conocías antes y te cuesta adaptarte a su forma de escribir. No tengo muy claro porque, pero es un libro que he leído con calma, de forma pausada y que, tenía algunos giros de trama que tenía que releer para asegurarme de haber entendido bien. No me ha parecido una lectura ligera, sino de profundidad. Aunque la trama no es fácil de seguir y engancha, no es un libro con el que puedas ponerte si estás especialmente cansado. Para mi ha tenido algunos momentos muy densos. También puede influir el que mayormente lea de madrugada.

No solo el trasfondo me ha gustado sino como va hilando tramas y personajes. Al principio del libro todo me parecía muy inconexo y no veía las relaciones por ningún lado. Estaba bastante perdida. Pero a medida que las tramas se van desarrollando y entrelazando he podido ir apreciando verdaderamente que pocas cosas quedaban sin conectar. Y más de una vez se me ha quedado la boca abierta de admiración por lo que acababa de leer. 

Eso sí, hay tramas que me han gustado más que otras, no ha habido ninguna que me pareciera aburrida o sobre la que no me gustase leer. Pero sí hay algunas que esperaba con especial interés, como es el caso de Juliana y Robert Childan. Además, al tener varios protagonistas, podemos conocer tanto el lado de los vencedores, como el de los vencidos desde diferentes puntos de vista lo cual sin duda alguna ayuda a entender puntos de vista tan distantes y ajenos a los nuestros actuales.


El hombre en el castillo me ha gustado mucho, me ha resultado denso y extraño, sobre todo al principio. Sobre todo por la forma de escribir de Dick. Y aunque le he ido cogiendo el punto, no ha dejado de ser denso y extraño. Razones por las cuales me resultaría imposible recomendar este libro a nadie. Siquiera a esas personas a quien mejor conozco sus gustos o lecturas. Es sencillamente demasiado fuera de lo común, y eso es algo bueno. Creo que es muy difícil encontrar una lectura igual. Y cosas como el final, desde luego no ayudan.  Eso sí, el trasfondo y la forma de presentarlo es sencillamente sublime y a mi forma de ver totalmente coherente. Si la premisa de qué pasaría si lo vencedores fueran los vencidos os animo a coger el libro sin lugar a dudas. 


domingo, 7 de septiembre de 2014

Steelheart - Brandon Sanderson



Steelheart (Steelheart) – Brandon Sanderson (Traducción de Rafael Marín Trechera)
Rackoners #1 
Ediciones B Nova, 416 páginas, 21  
9788466652964


“Diez años atrás, Calamity irrumpió en la ciudad en la forma de una explosión en el cielo que otorgó a algunos seres poderes extraordinarios. A estos se los empezó a llamar Épicos, y pronto subyugaron a la población empleando sus increíbles poderes con el afán de gobernar la voluntad de los hombres y conquistar el mundo. Ahora, un tirano y furioso Épico llamado Steelheart se ha proclamado dueño y señor de la ciudad de Chicago Nova.

De él se dice que es invencible; ninguna bala puede hacerle daño, ninguna espada puede atravesar su piel, ningún fuego quemar su cuerpo. Nadie se atreve a desafiarlo… Nadie salvo los Reckoners, un grupo clandestino que no goza de poderes pero sí de una férrea disciplina, conseguida tras pasarse la vida estudiando el comportamiento de los Épicos con el objetivo de hallar sus puntos débiles y poder así exterminarlos.

El joven David Charleston se unirá a ellos con el fin de vengar la muerte de su padre a manos de Steelheart. Los Reckoners quieren venganza, y el chico tiene una cualidad que le distingue del resto: sabe que el Épico no es invencible. David es el único que ha visto sangrar a Steelheart.

Una vez más os traigo una reseña de uno de mis escritores favoritos y del cual ya me queda poco por leer, lo cual es una desgracia enorme.

Algo alejado de esas grandes novelas con multitud de trama y un sistema mágico tremendamente complejo y perfectamente desarrollado encontramos Steelheart una novela algo más corta, con una dinámica bastante diferente.  Es un libro rápido, dinámico, entretenido y en constante evolución. Esto es algo bueno y algo malo a la vez. Me explico. Si vienes de haber leído novelas como Mistborn o El Camino de los Reyes, puede que Steelheart te sepa a poco. Y ojo que he dicho puede, que por ejemplo a mi me ha encantado. Sencillamente creo que son libros de estilos diferentes y que se puede disfrutar tanto con uno u otro. Para mi está al nivel de sus historias cortas, con las cuales prueba sobradamente que, para escribir una buena historia no hace falta una trama muy compleja sino una trama interesante.

Y a mi desde luego me lo ha parecido. Quiero decir, ¿qué pensaríais si os cuento que hay gente en la tierra con superpoderes, pero que no son lo buenos sino loa malos? ¿Qué son unos tiranos, unos déspotas egoístas a los cuales solo les importa su ego y vanidad? ¿Os imagináis a que lo que conocemos como súper héroe no sea sino el villano más temido de la humanidad? Esta es la premisa de Steelheart y a mi desde luego me ha ganado desde el principio. La premisa y el prólogo. Si hay alguien que opine que hay otro escritor que escribe mejores prólogos que Sanderson que se atreva a decirlo.

Desde mi punto de vista, otro de los puntos fuertes de esta novela son los personajes y sus interacciones. Aunque David, el protagonista, no es nada especial a primera vista, y hay otros secundarios como Cody y Abraham que brillan por si mismos, es en los diálogos donde encontramos las mejores perlas. La trama ya de por si es rápida y amena, pero con unos diálogos asi, el libro se te pasa volando. Y no solo por lo divertido de las situaciones, y las carcajadas que me ha arrancado. También hay citas que me han gustado mucho y que he marcado.

Y es que el libro me parece que tiene un contexto ético, tal vez algo fuera del primer plano, muy interesante. Siempre se ha visto la figura del héroe como alguien bueno. El hecho de que una persona normal, por unas circunstancias o por otras, tenga un poder especial diferente al resto y decida usarlo para el bien. En esta historia, los “héroes” con poderes son los villanos, claramente, el poder corrompe y saca lo peor de nosotros mismo. Los humanos normales son los héroes de esta historia. Pero además, aún está la creencia de que hay Épicos buenos.

Por supuesto, en algún momento de sus libros Sanderson me deja con la boca abierta y este no es para menos. Tal vez iba desprevenida, porque había cosas muy obvias que había visto de lejos, y a lo mejor eso me despistó en ir viendo otras cosas. ¡Por qué pistas definitivamente había ido dejando! Fue llegar al final y que todo cobrase sentido, incluso las partes que me hacían poner caras más extrañas. Y así me he quedado intrigadísima por ver como continúa.


Steelheart es una lectura no tan densa y compleja como otras sagas de Sanderson pero eso no hace que se disfrute ni un ápice menos. Es por ello que se lo recomendaría, especialmente, a aquellas personas que quieran probar al autor, pero que sientan un reparo especial a la hora de coger fantasías con un trasfondo muy elaborado e intrincado. Si esto os gusta, sencillamente leedlo todo. Con una trama ágil y en constante evolución, una premisa muy interesante con un gran trasfondo ético y unos personajes con unas interacciones brillantes tenemos un libro muy rápido y ameno de leer, que me ha sorprendido gratamente, me ha pillado desprevenida con algunas cosas y me ha dejado con muchas ganas del segundo. 

jueves, 4 de septiembre de 2014

Mansfield Park - Jane Austen




Mansfield Park (Mansfield Park)  
Jane Austen (Traducción de Miguel Ángel Pérez Pérez)
Alianza editorial, 621 páginas, 13.50  
9788420675251




“Centrada en la figura de la humilde y discreta Fanny Price, esta novela, una de las más deliciosas de Jane Austen, cuenta las muchas vicisitudes en que se ve envuelta desde que a la edad de diez años va a vivir a Mansfield Park, nombre que recibe la casa de los Bertram, sus tíos ricos. Las distintas relaciones que establece con sus primos y con los diversos personajes que van apareciendo por la casa y complicando la trama, así como su evolución, con sus idas y venidas, sus avances y retrocesos, amores, rivalidades, tomas de conciencia y cambios de actitud, van desarrollando un relato ameno, romántico y entretenido que culmina en un final feliz.




 Después de un mes intenso de fantasía me he tomado un ligero break para volver con una autora que me gusta mucho Jane Austen y de la que solo me quedan dos libros por leer. Sus obras póstumas, de hecho.

El argumento es bastante sencillo, se centra en la vida de una joven, Fanny Price, que vivía con sus padres y ocho hermanos de forma humilde hasta que sus tíos deciden, como acto ”caritativo”, acogerla y educarla bajo su tutela, a la edad de diez años. Fanny se verá lejos de casa, rodeada de extraños que, a pesar de ser su familia, no terminan de aceptarla y le dejan bien claro desde el principio que ella no forma parte de su mismo estrato social y que siempre estará por debajo de ellos.

No es una lectura ligera pero tampoco se hace especialmente pesada a pesar del número de páginas. La vida de Fanny se divide en diferentes sucesos o partes según va creciendo de forma que aunque acompañamos a Fanny durante todo el libro este no se hace monótono o repetitivo. Desde mi punto de vista más bien todo lo contrario, cuanto más leía sobre ella y las personas que la rodeaban más interés iba teniendo.

No obstante, por lo que he visto en reseñas y demás, Fanny suele resultar un personaje controvertido, en el sentido en que o te gusta o la odias. Tal vez por determinados rasgos de su personalidad que pueden resultar algo exagerados. Aunque, en general, creo que esto se podría aplicar a casi todo los personajes. En mi caso, estoy con Edmund, y Fanny me ha resultado adorable. Sobre todo, en la comparativa con el resto de personajes y es que creo que es un libro ideal para hacerse un fiel reflejo de la sociedad británica, a pesar de la cantidad de años que han pasado desde su publicación. Y con eso os lo digo todo.

Una de las cosas que más me gustan de las novelas es la crítica social de la época que hace. Sobre todo, desde el punto de vista de una mujer. Aunque, como ya os comento, hay veces que me resulta bastante más actual que de época. Supongo que, les guste o no a los ingleses, hay algunos rasgos que son inherentes culturales y han sobrevivido al paso del tiempo.

“Si este hombre no tuviese doce mil libras al año, sólo sería un individuo muy estúpido.”

En general he disfrutado con todos los personajes, me hayan gustado como personas o no, y es que en varios se pueden apreciar bastantes matices. Si la Fanny del comienzo del libro evoluciona mucho, creo que el resto de personajes, aunque no son tan radicales en el cambio, tampoco se quedan atrás. Me han ido creando diferentes opiniones a lo largo de la narración y mi punto de vista ha ido cambiando según los sucesos y sus acciones. 

La única pega que puedo ponerle al libro, tal vez es el final. No la parte que pasa fuera de Mansfield Park sino una vez vuelve. Y no es que no me haya gustado sino que me ha parecido indignantemente corta con relación al resto del libro. Austen se toma su tiempo en irnos describiendo los lentos avances de la vida de la protagonista pero a la hora de llegar al fina, para mi gusta resume demasiado. ¡Es que tenía muchas ganas de que el libro terminase como lo haría! Y poder leer tan poco de esa situación hizo que el desenlace lo sintiera como muy repentino y poco desarrollado.


Mansfield Park es una novela de época que a pesar de tener una longitud considerable, su lectura se me ha hecho rapidísima y la he disfrutado mucho. Fanny es una protagonista realmente peculiar, con un carácter algo exagerado que contrasta muchísimo por el ambiente en que vive. Además de la trama, la vida de Fanny, quiero destacar a los personajes, fiel reflejo de la sociedad británica, y que le dan una vida increíble a la novela a la vez que la critican. El final me ha resultado algo precipitado, con relación al libro, y es que más que narrarte lo que sucede, te enumeran los hechos y a mí me ha dejado con ganas de más. A lo mejor no es un libro que le recomendaría a todo el mundo, pero si has leído algo de Austen y te ha gustado, yo que tu pondría esta novela en la lista. 

viernes, 22 de agosto de 2014

Half a King - Joe Abercrombie




Half a King   – Joe Abercrombie 
Shattered Sea #1 
HarperCollins Voyager, 373 páginas, 12.99 pounds 
9780007550203

“I swore an oath to be avenged on the killers of my father. I may be half a man, but I swore a whole oath”

Prince Yarvi has vowed to regain a throne he never wanted. But first he must survive cruelty, chains and the bitter waters of the Shattered Sea itself. And he must do it all with only one good hand.

The deceived will become the deceiver

Born a weakling in the eyes of his father, Yarvi is alone in a world where a strong arm and a cold heart rule. He cannot grip a shield or swing an axe, so he must sharpen his mind to a deadly edge.

The betrayed will become the betrayer

Gathering a strange fellowship of the outcast and the lost, he finds they can do more to help him become the man he needs to be than any court of nobles could.

Will the usurped become the usurper?

But even with loyal friends at his side, Yarvi’s path may end as it began – in twists, and traps and tragedy...”


Half a King formaba parte de mis lecturas preparatorias para el Celsius14 de este año y aunque ya hace bastante que lo leí quería hablaros de él porque me gustó mucho y aun tengo la impresión fresca en el recuerdo. Por otro lado, como podéis ver en la ficha, es un novela actualmente solo disponible en inglés, pero que en español pronto será publicada por Fantascy.  Por lo que si el autor os llama la atención y el tema os gusta, ¡estad bien atentos!

Al contrario que el resto de novelas del autor, Half a King tiene una temática más juvenil que las demás. Es decir, está enfocada a un público más joven y adolescente. Y eso se nota, pero no me ha parecido en ningún momento una contra. Lo que he leído de Abercrombie resultó ser muy crudo y realista, es decir, te habla de las cosas sin tapujos, es bastante explicito con escenas de guerra, batalla y con unas descripciones muy detallistas. Esto sumado a la trama de sus libros hacía que me costase imaginarle escribiendo algo más juvenil, pero el resultado me ha dejado gratamente sorprendida.

El libro no está exento de tópicos, Yarvi, el protagonista es el segundo hijo que no fue educado ni está remotamente interesado en gobernar pero que, tras la repentina muerte de su padre y hermano ve como pasa de príncipe a rey, y de rey a “fantasma” cuando malherido se ve obligado a huir por la traición de su tío, quién anhelaba el trono. No obstante, Yarvi es un personaje que, si bien al principio no tanto, se me ha vuelto muy carismático, lo cual le diferencia de otros personajes del género e hizo que le cogiera cariño rápidamente. Además, creo que su evolución a lo largo del libro, y hasta el final del mismo, es increíble y está muy bien llevada. Es algo con lo que he disfrutado mucho, porque a pesar de mis reservas, me lo he creído.

Yarvi jurará recuperar el trono que nunca quiso en primer lugar para poder vengarse de aquel que mató a su padre. Pero esto no es un camino de rosas, y no es un camino que recorrerá solo. Y es que si algo tengo que destacar de este libro son sus personajes que me han resultado muy carismáticos y brillantes. Mother Gundring es de esos personas cuyas frases te dejan con ganas de escribirlas para la posteridad o citarlas en cualquier momento. También me llamó la atención Nothing, un personaje de lo más peculiar con esa forma de ser que acaparará mucho protagonismo.

Al igual que destaco los personajes, hago un inciso especial a los diálogos. Puede que los personajes sean muy buenos, pero no tengan mucha química o relación entre ellos, por lo que sus interacciones no sean muy entretenidas y los diálogos pasen desapercibidos. Bien, este no es para nada el caso del libro. Y es que con todos estos factores, la trama que en ocasiones flojeaba un poco a pesar de ser bastante dinámica ya que hay una parte que parece que se queda algo estancada, no perdías el interés en el libro por los personajes y sus interacciones. Y por supuesto porque cada personaje tiene su forma de hablar, cuidada y personal pero nunca sabes con qué te van a salir. Y en más de una ocasión me he descubierto riéndome sin poder contenerme. 


Es un libro que se lee relativamente rápido, tiene una trama bastante dinámica y, aunque a veces se estanca un poco, los personajes y sus intervenciones logran amenizarlo mucho. Te hacen interesarte por ellos y te conmina a seguir leyendo. El trasfondo, con un aire norteño e influencias vikingas me ha gustado muchísimo  ya que la ambientación está muy lograda y pega muy bien con las historia. Y el final, ¡qué os puedo decir del final! Abercrombie me conquistó totalmente con eso y me ha dejado con muchísimas ganas de leer el segundo cuya publicación se espera para enero del año que viene. 

domingo, 17 de agosto de 2014

Celsius14: Mesa redonda de fantasía con Rothfuss, Sanderson y Abercrombie.

Como algunos sabréis sin duda este año tuve el placer de acudir al Festival Celsius 232 y fue una experiencia genial. Uno de los eventos que esperaba con más ganas era la mesa redonda de fantasía formada por tres de mis escritores favoritos del momento: Brandon Sanderson, Patrick Rothfuss y Joe Abercrombie. 

Como tenía muy buena pinta, decidí grabar el audio, ya que pensé que a lo mejor podría utilizarlo a la hora de elaborar mi vídeo del evento. Por unas cosas y otras no grabé nada, pero la charla fue excelente. De esta forma he decidido transcribirla y compartirla con vosotros. 

Aviso para navegantes, la traducción es mía, aunque a veces algo apoyada en la excelente labor de Diego García Cruz, el traductor. ¿Que quiere decir esto? Dos cosas. La primera, ni soy traductora, ni filóloga ni he estudiado inglés de forma profesional, esto es, puede haber seguramente haya errores de traducción. Segundo, si vas a copiar algún fragmento en tu blog, cosa que eres absolutamente libre de hacer, cítame como fuente. Son cerca de 10 páginas de word y me ha costado bastante traducirlo por lo que lo agradecería. 

También, he resumido algunas preguntas del público porque me parecía absurdo transcribir las flores que le echaban a los autores y demás elogios. El tiempo es oro. Dicho esto, a lo que os interesa. La charla.

Foto de @festivalcelsius

Abercrombie: ¡Qué detalle que hayáis venido aquí solo por mi! Gracias.

Cristina: En realidad hay que decir que Ruescas cerró la mesa anterior diciendo “bueno, ahora vienen Abercrombie y unos más”. ¿Si o no? Pues supongo que este es el momento que estabais esperando, muchas gracias por estar aquí.
Bienvenidos a este acto que va a ser el último que tengamos en este auditorio este año. Todavía no termina el Celsius, el Celsius termina cuando terminen los Hijos de Mary Shelley y cuando termine la Noche Loca de Jesus Palacios. Creo que no se llama la Noche Loca de Jesús Palacios, pero es muy loca.
Lo primero de todo, antes de que el resto de mis compañeros me impidan ponerme moñas al final, es decir que con invitados como estos y con público como vosotros, ¡joder, que gusto da hacer festivales!
Y entonces, simplemente, para dejar el máximo tiempo posible esto no hay otra manera de decirlo. Es el momento en que se juntan los tres tíos más importantes, y más grandes, de la fantasía actual con permiso, o sin él, de George Martin. No creo que en ningún momento ellos me contradirán, jamás se ha dado una masa crítica de talento, ingenio y buena gente como la que hemos juntado aquí hoy y aquí con estos tres autores. Nos han creado mundos, nos ha regalado mundos, nos han dado algunas de las mejores horas de nuestras vidas, y esos mundos están anclados en una realidad cercana, lejana… Me gustaría saber, la primera pregunta que espero que respondan muy rápidamente para daros paso a vosotros es, ¿hasta qué punto es necesario que estos mundos fantásticos tengan un ancla en la realidad? ¿Es necesario, es un lastre?

Abercrombie: me acerco poco a poco hacia el micrófono, ¡así que creo que soy yo! Iré primero y después me aferraré a él durante setenta minutos y nadie más podrá hablar. Este será mi plan: sin pausas, sin dudas, pondré a Diego (el traductor) a prueba al final para ver si lo tiene todo correcto así que… empezamos ahora, comienza a escribir.
Diría que la realidad siempre es algo muy interesante a la hora de crear un mundo de fantasía. Me explico, toda la ficción tiene lugar en mundos inventados, incluso si ese mundo es el nuestro. Pero creo que es importante que la fantasía tenga un sentimiento de realidad, que los personajes sean creíbles, auténticos. Que todo parezca real. Porque al final, la fantasía, incluso si escribes sobre un lugar inventado, un mundo de un estilo medieval, no puedes perder el hecho de que estás escribiendo para la gente de hoy en día: la audiencia moderna. Si escribes para un público de un mundo medieval… están muertos, no tienen dinero, serás un escritor MUY pobre. Así que pienso que el público ha de estar definitivamente vivo.
Entonces, escribes para el lector moderno. Uno mismo es una persona moderna, la forma en que nos expresamos es moderna. Y quieres tratar temas actuales, quieres hablar de cosas sobre las que haya un interés. De esta forma creo que es inevitable, quieras o no, que tu fantasía tenga un origen en la realidad. Y con suerte será creíble y verdadera a ojos de sus lectores. ¿Así está bien, Diego, o quieres que hable un poco más?

Sanderson: Si, creo que eso más o menos responde a toda la pregunta. Buen trabajo. (Hace como que se levanta y se va).

Rothfuss: bueeeeeeno. Yo no soy un gran fanático de la realidad. Me parece que la realidad es un concepto muy escurridizo si empiezas a darle vueltas. Mayormente, lo que intento es ser coherente. Una historia ha de ser fiel a sí misma. Necesita establecer y seguir sus propias normas. Y eso es complicado porque puedo hacer eso para mi, pero eso no es lo importante, sino que tengo que hacerlo para un público el cual ha tenido experiencias totalmente diferentes. Si sabes que estás leyendo un cuento de hadas, como Caperucita Roja; y el lobo comienza a hablar, a nadie le sorprende. De otro modo, si estuvieras leyendo un libro de fantasía urbana y un lobo hablase, bueno, tal vez te sorprendiera un poco si es algo que sale de la nada. Si un lobo comenzase a hablar en un mundo de fantasía épica, bueno, sí, tal vez eso sí que te sorprendería bastante.
De esa forma eso creo que es lo más importante al crear un mundo, más que el sentimiento de realidad, es la coherencia del tipo de historia que estás contando. No que sea cercana a esta realidad, sino que siente las bases de su propia realidad, si es que eso tiene sentido. Buena suerte traduciendo eso.

Sanderson: recuerdo estar escuchando los comentarios de los actores de los extras de la película de El Señor de los Anillos. Y, creo que era Christopher Lee quien hablaba, el tipo que hace de Saruman, ¿vale? El fue un amigo personal de Tolkien. Y en el comentario él estaba hablando de cuan real Tolkien era, y repetía todo el rato algo así como “es que no lo entiendes, este no es como esos otros libros de fantasía”. La fantasía era tratada como si fuera real. Y me gusta su ímpetu, pero creo que ese no era el punto porque eso es lo que la ficción hace. La ficción es coger algo que no es real, que no existe, ninguna de las personas sobre las que lees existe. Incluso si lees una novela histórica, están siendo ficcionalizados. Cuando coges un libro y lees sobre Jane Austen, o cuando lees sobre Kvothe, es lo mismo: son gente imaginaria. Y nuestro trabajo, es hacer que te importe algo imaginario. Lo que me encanta de la fantasía es que es un género valiente. Es como, vamos a ver qué podemos hacer que os creáis, qué es lo que podemos “colaros”. Vamos a ser incluso más retorcidos, vamos a coger la cosa más extraña e intentar que os importe, que os preocupéis por ella. Y esos sentimientos, como Joe ha dicho, eso es lo que es real. Esa preocupación es real, está en vosotros y eso la hace real. Todo lo demás son espejos, humo e ilusiones. Y no importa cuán loco sea el asunto mientras podamos hacer que os importe. Y creo que ese es el meollo.

Jorge: los tres, en sus obras, alcanzan momentos de verdadera literatura épica y la épica se relaciona mucho con la figura del héroe. A través de sus obras hemos visto héroes muy diferentes, hemos visto héroes… menos héroes incansables. Hemos visto a gente que se cansa pero sigue luchando, hemos visto anti héroes, hemos visto distintas aproximaciones a la figura del héroe. Me gustaría que nos contaran un poco de qué manera se sienten más cómodos, cuál es para ellos la figura del héroes ideal en sus trabajos.

Rothfuss: (salta y se abalanza sobre el micrófono llegando antes que Abercrombie) En tu tiempo, los griegos ya idearon una gran fórmula para crear héroes. Bueno, eran un poco sexistas, pero eso ya lo sabéis. Eran hombres, altos, con un defecto. No hay héroe sin tragedia, no hay héroe que no tenga un defecto, y no puedes ser un héroe a no ser que seas, bueno, probablemente un hombre…

Sanderson: ¿Y Antígona?

Rothfuss: Cierto, eso es, Antígona es de hecho un gran ejemplo de que rompieron sus propias reglas nada más hacerlas. Cuando nos olvidamos de eso, cuando pierdes ese defecto, esa tara, todo comienza a caerse a pedazos. Esas historias sobre héroes no necesitaban villanos porque el héroe ya fastidia las cosas él solito. Tan pronto como eliminamos el defecto del héroe, lo que tenemos es un superhéroe, y ese es el motivo por el cual Batman necesita al Joker, Superman a Lex Luthor. Es que imaginaos a Superman él solo. (Pone pose de Superman) ¡No hay historia! No hay retos, no hay tensión. Y los escritores se dieron cuenta de ello relativamente rápido, de tal forma que tienes que introducir un defecto externo. Lo que es realmente interesante es que este defecto externo es el villano que desafía al héroe. Pero lo que es aun más interesante, es preguntarse quién termina siendo el personaje más interesante. El villano es siempre el personaje más interesante en esas situaciones. Esto quiere decir que a la hora de hacer un héroe no seas rácano con los defectos. Cuantos más defectos tenga el héroe, más interesante será, desde mi punto de vista.

Abercrombie: supongo que esa ha sido una buena respuesta, Pat. ¡Maldito sea! Ahora tengo que pensar en algo interesante que decir. Leí mucha fantasía de niño a la sombra de Tolkien, quien presentaba héroes que eran heroicos en sí mismos, con motivos puros. Tenían motivaciones heroicas, hacen actos heroicos, y tienen éxito. Son buenos en todos los sentidos. Tienen sus momentos de bajón pero eso no te hace dudar en ningún momento de que sus motivaciones son heroicas y buenas. Supongo que en la vida real, a pesar de que nos gustaría presentar a los deportistas y políticos de esta forma, a menudo encontramos que tal vez no son tan puros. Pero aun así, todo el mundo parece ser capaz de hacer algo heroico, algo noble, son capaces de sacrificarse si se dan las circunstancias adecuadas.
Supongo que yo siempre he estado más interesado en quitar esos fragmentos de heroísmo, ¿sabéis? Hay personas con motivaciones muy egoístas cuyos actos resultan heroicos. O alguien que se comporta de forma heroica, por ejemplo, lidera la carga de la batalla, pero obtiene resultados horrorosos. Para mi esa es la cuestión, ¿quién es el héroe? ¿El hombre con acciones desinteresadas, o aquel que termina haciendo actos heroicos a pesar de sus horribles motivaciones? No creo que haya una respuesta sencilla para esto. Yo siempre he estado más interesado en ese tipo de preguntas que aquellas que tienen una solución simple, si queréis verlo así. La vida real no te suele dar respuestas, sino que te ves obligado a tomar partido. Disfruto con el punto de vista en que el héroe tiene dudas.

Sanderson: creo que yo tengo un enfoque ligeramente diferente en este asunto. Creo que lo que se ha dicho está muy bien, pero creo que no hay único tipo de héroe. Lo que se ha dicho es muy importante sí. En la literatura contemporánea los personajes monocromáticos son malos personajes, no importa como sean. Aragorn es un gran ejemplo. Creo que es una de las cosas que las películas mejoraron  del libro. Aunque también hay muchas cosas que creo que no se mejoraron. El darle al personaje de Aragon un poco de arco de personaje, en el que no está seguro de si quiere ser un líder o no, dio muchísima profundidad a su personaje. De esta forma, añadiendo un matiz a este personaje, sacándolo un poco de la monocromía, lo hizo más profundo, más fácil de simpatizar con él.
El punto en que difiero, es que creo que aun hay espacio tanto en la literatura como en las historias para personajes a los que admiramos. Para personas que hacen lo correcto con las motivaciones correctas. Quiero que los personajes tengan muchos arañazos, un montón de aristas, no quiero que sean monocromáticos. Quiero que tengan miedos, y dudas y problemas y que la líen una y otra vez, pero al final de todo aun disfruto leyendo sobre gente que intenta hacer lo correcto desde su punto de vista, independientemente del bando en que estén, y que se levanten y lo hagan.  
Si preguntas a la gente por su personaje favorito de El Señor de los Anillos todos te dirán que Samsagaz Gamyi…

Abercrombie: (interrumpiendo) No no, ¡Saruman! Saruman es mi personaje favorito.

Sanderson: ¿Saruman, eh? Sí, el tuyo y el de Christopher Lee (el actor que interpreta a Saruman en la película). Vale. Sam tiene muchas limitaciones. No es perfecto, es un personaje con limitaciones, no es especialmente listo, ni sabe mucho de lo que está pasando. Tiene muchas cosas en su contra. Pero al final del todo, Sam es quien da el paso para salvar al mundo. Y ese es el tipo de héroe sobre el que me gusta leer. Y es un tipo diferente al que han descrito mis compañeros. Creo que hay espacio en la literatura para todo tipo de opiniones y esto es lo que me gusta de la fantasía de los últimos quince años. Creo que la definición de fantasía se ha expandido, y hay más opciones para los héroes y lo que significa serlo. Ha hecho que el campo sea mucho más diverso. Creo que es muy fuerte y sano para el género como un todo.

Rothfuss: es un gran ejemplo Sam. Y El Señor de los Anillos es genial porque, de hecho, tiene el tipo de héroe que os he descrito antes. Aunque mi héroe es Gandalf, que nos sirve de ejemplo. Es un héroe con defectos y lo es porque está lleno de dudas, pero a pesar de ello es un héroe. El… hun… vence a Saruman (se rie) quien es el tipo de héroe de Joe, de eso no cabe duda.

Abercrombie: ¡Pues claro que Saruman es un héroe! Él solo trata de crear un mundo mejor para los orcos. No lo entendéis.

Rothfuss: A lo mejor no es tanto Saruman como Boromir... Y volviendo a Sam. Bueno, realmente toda la trilogía es sobre Sam. Sam es el protagonista. (Risas entre el público). Lo digo en serio. Si no os habéis dado cuenta de esto, os habéis perdido algo. (El público se rie aun más). Es que… no estoy de broma. (Más risas).

Sanderson: os estáis riendo todos. (Más carcajadas). ¡Pero si lo dice en serio!

Rothfuss: pensad en cómo termina la trilogía. ¿Qué pasa al final? Termina con Sam, todo va sobre Sam… Leedlo de nuevo y veréis a qué me refiero.

Abercrombie: bueno, y ahora voy a continuar con una respuesta muy larga para ver cuánto tiempo aguanta Diego tomando notas para luego traducir…

Rothfuss: creo que deberías usar un bolígrafo de diferentes colores.

(Diego traduce y cuando termina el público aplaude).

Abercrombie: no es justo, tú vienes te curras una respuesta y el traductor siempre se lleva el aplauso más grande. Nosotros somos ignorados y luego llega él y hale, todo el mundo aplaudiendo al traductor.
Ahora en serio, solo quería decir rápidamente que me ha parecido un gran punto lo que ha comentado Brandon antes sobre la diversificación de la fantasía y los diferentes estilos de héroes. A pesar de que siempre ha habido gente haciendo un trabajo muy bueno en el género, en los ochenta-noventa lo que era comercial y lo que vendía era lo brillante, lo optimista, lo heroico. Y creo que es muy bueno que ahora haya muchos estilos diferentes que sean ofertados al lector. Me gusta usar la metáfora de un restaurante. Me encanta la comida china, la italiana, la española, la hindú… me gustan muchos tipos de comida. Pero si yo abriese un restaurante, probablemente tendría que elegir un único tipo. Lo cual no quiere decir que el resto hayan dejado de gustarme. Y el tener muchos restaurantes en el barrio solo contribuye a que haya una mayor oferta y variedad. Lo cual es beneficioso para el comensal. Ahí lo tenéis, metáforas para vosotros.

Rothfuss: pero si se le pone jamón serrano a todo…

Sanderson: cuando vayáis a elegir un libro nuevo, y vayáis a la librería, recordad que Pat Rothfuss odia vuestro jamón serrano. ¡A Joe y a Brandon les encanta!

Jorge: en seguida vamos a abrir el turno de preguntas. Pero organizar un festival como el Celsius lleva muchos meses, mucha ilusión, muchas ganas y luego, consigues tener una mesa tan extraordinaria como esta. Y jolín, nosotros somos ante todo aficionados también, estamos encantados. Entonces, Cristina como 33% ha podido hacer su pregunta, yo he podido hacer la mía, y antes de pasaros el turno, queremos que Diego también pueda hacer la suya. Así que Diego todo tuyo.

Diego: muy bien. Mi pregunta, que ahora traduciré a los tres, es que por un momento, imaginen que están solos en casa, que están escribiendo. Dicen que el primer lector de un escritor es él mismo. Quiero que me digan de donde salen sus historias. Que no me vengan con coñas de que de las entrañas, o la cabeza o no sé qué. Yo tengo sensaciones cuando leo sus obras, a veces me provoca una respuesta más intelectual, a veces me arrancan una sonrisa, a veces me conmueven de una manera diferente y es algo que estos tres señores son especialistas en hacer. No voy a decir cual me provoca cada una de las respuestas, supongo que está bastante claro, pero bueno. Lo que me gustaría es saber cómo lo hacen ellos. ¿De dónde sale? ¿Cómo es su relación consigo mismos como lectores y como autores a la vez?

Sanderson: (responde antes de que se traduzca la respuesta) ¡Sí!

Abercrombie: (mientras Diego está traduciendo de forma resumida dice “bla bla bla” y se queda rumiando la expresión) oh, bla bla bla… Pues… la inspiración viene de las entrañas.
No, en serio, creo que es siempre una pregunta muy complicada de responder. Porque gran parte de ello es instintivo, o por lo menos lo es para mí. Tienes que planificar, por supuesto, planificar la historia y que fragmentos vas a incluir en ella. Tratas de hacer una historia dramática, con un gran crescendo o algo sorprendente. Tratas de reflejar momentos que sean emocionantes. Pero la forma en la que eso toma vida… Realmente hasta ahora la historia solo era una sucesión de acontecimientos, lo cual no es ni interesante ni tiene personajes que hablen, se comporten o piensen. Es muy complicado decir de donde salen esas personalidades. No solo tienes que hablar sobre ellas, sino que tienes que desarrollarlas. Puedes tener una idea para un personaje: sabes qué papel desempeñará en la historia, lo altos que son, el color de su pelo, ese tipo de cosas. Pero hasta que no te sientas y comienzas a pensar en ese personaje, en cómo habla, cómo se relacionan con otros personajes… ¡aun no está respirando! Para mi es extraño como algunos personajes cobran vida instantáneamente, surge su faceta interesante y se desarrollan casi solos. Otros, sin embargo, son muy planos, y te lleva muchísimo más trabajo el llevarlos a la vida. Asi que, me encantaría tener una mejor respuesta para ti, pero es que viene de las entrañas.
Supongo que también te influencia todo lo que has visto, leído, y experimentado en la vida, ya que todo esto, como dice China Mieville, se queda dentro de tu cabeza formando una “sopa mental”. Va hacia un batiburrillo en tu cabeza, se mezcla todo y forma una extraña mezcla de donde luego saldrán cosas que tal vez no te esperes. Y claro, en el apartado técnico hay muchas cosas que puedes hacer. Cuando revisas el texto y lo pules, el resultado tiene que transmitirte un sentimiento de naturalidad, una vez has terminado de releerlo y queda revisado. Quiero decir, mi primeras versiones, no me malinterpretéis, son geniales, ¡por supuesto, qué menos! Muchos autores matarían por tener novelas terminadas tan buenas como mis primeros borradores. En el camino desde el primer borrador hasta el final, hago muchísimo trabajo de pulido en la trama y los personajes. Hay que prestar atención a los momentos claves y a como se llega a dichos momentos. Pero todo viene de las entrañas.

Sanderson: tenemos que impedir que Joe responda el primero, sencillamente porque es demasiado listo y nos deja mal a los demás. Y citando a China Mieville, estás haciendo trampas.

Abercrombie: No pasa nada, él [China Mieville] a menudo me cita a mí.

Sanderson: Para mi los personajes son la parte más difícil a la hora de ponerme a trabajar. Cualquier emoción o sorpresa procedente del libro viene de los personajes. El divertirse con el mundo, el argumento, es no es lo importante, el punto emocional lo ponen los personajes. Porque ellos son el corazón del libro y, o triunfan, o fracasan porque son planos, o se quedan a medias entre ambas. Y las emociones fuertes del lector vienen de buenos personajes. No sabría decir como lo hacemos. Yo no sé, como lo hago.
Soy profesor de escritura creativa en la universidad, y cuando llegamos a la parte de los personajes, me quedo como “bueno, esto lo siento, pero no os lo puedo explicar, chicos. Clase terminada.” No, es broma. Yo soy un “outliner”, a mí se me ocurre un argumento de forma muy general, y un contexto, un mundo para ese argumento. Y hacer todo esto me lleva mucho tiempo porque me encanta. Luego, me siento y digo “bueno personajes, comencemos.” Y entonces comienzo a escribir, y de ahí crecerá un personaje o no lo hará. Si no lo hace, tiro ese capítulo a la basura y comienzo de nuevo para ver si otro nuevo personaje surge de esta sopa mental, por decirlo de alguna forma. Y si por lo contrario, surge algún personaje interesante de ello, continuo con ello, de lo contrario, otra vez, lo tiro a la basura. A veces pasa a la primera, a veces necesitas tres o cuatro intentos, a veces casi has terminado y te das cuenta de que no termina de funcionar, pero te da la sensación de que a lo mejor al revisarlo sí que puedes terminar de pulir los detalles pendientes.
Pero realmente no puedo decirte como sucede esto, excepto tras leer muchísimo, escribir muchísimo, e intuir que ideas de personajes son buenas y pueden ser exploradas. Eso puede ser frustrante a la hora de ser un “outliner” como yo, ya que un personaje puede comenzar a destrozarte el argumento que ya habías ideado, y tú como escritor piensas “no, no voy a hacer eso, ya no te quiero en mi libro, ¡estúpido personaje!” Pero hay veces que eso pasa, y no me frustro ni me sorprendo, sino que realmente me doy cuenta de que este personaje sencillamente ha llegado a ser algo más increíble de lo que pensé que sería posible hasta el punto en que sobrepasa incluso a la trama que había creado inicialmente. Entonces lo que tengo que hacer es desmontar el argumento para reconstruirlo en algo que congenie con este personaje. ¿Y cómo sucede eso? “Sopa mental”, sip, definitivamente.

Rothfuss: (se lo piensa mucho antes de comenzar a hablar). ¿Cómo sabes cuánta sal echarle a la comida? Así es cómo lo sabemos, cómo lo hacemos.

Jorge: bueno, pues el que quiera aprovechar para hacer alguna pregunta.

P: en toda la charla lleváis haciendo constantemente referencias a Tolkien a El Señor de los Anillos, y yo lo que me pregunto es en el mundo de la fantasía donde parece que todo ya lo creó Tolkien, donde es la referencia de seguir “un dragón, un elfo” y dices, pues El Señor de los Anillos; donde si oyes magia dices “Harry Potter”. ¿Cómo conseguís innovar? ¿Cómo conseguís crear algo nuevo, dejar huella?

Rothfuss: el secreto es darte cuenta de lo que has leído y lo que ha sido hecho en exceso. Y eso es muy difícil. Mi primera novela de fantasía no tenía ningún personaje femenino. Ni uno solo. Y estuve escribiéndola durante tres años antes de darme cuenta de ello. En ese momento, solo me di cuenta porque alguien me lo dijo. ¡Y no les creí! Entonces, ¿creéis que me senté y dije “voy a proponerme escribir un libro que no tenga ni una sola mujer”? No, en absoluto. Existían las Eddas, y luego Tolkien escribió sus historias basándose en las Eddas, y los libros de Tolkien fueron muy populares de forma que la gente imitaba a Tolkien, y luego la gente imitaba a la gente que imitaba a Tolkien. Y se creó esa tendencia. He leído dos mil de estos libros y lentamente asimilé el conocimiento de que las mujeres no eran relevantes. Así es como estos fragmentos de “enfermedad cultural” se propagan y yo habría formado parte de ello si hubiera sido publicado en aquel entonces. Afortunadamente, me llevó veinticinco años más. Tengo que agradecer el haber sido apaleado por un grupo de adorables feministas que han metido algo de sentido común en mi cabeza. Ahora, tengo mucho cuidado ya que sé que tengo que oponerme a ese sexismo que he absorbido a través de la cultura. Al igual que… no sé, no se me ocurre ninguna analogía ahora… da igual. Pero es que esto es así, incluso si no te das cuenta o si no quieres.
De igual forma, se asimilan todos los clichés y estereotipos. A veces eso está bien, puedes contar un buen cuento de hadas si es solo eso a lo que aspiras. Puedes contar una gran historia de aventuras que solo sea una gran historia de aventuras. Pero una vez comienzas a darte cuenta de que todas las historias de aventuras tienen la misma dinámica, es cuando comienzas a ser capaz de jugar en una liga totalmente diferente. Ese es mi juego. Ahí es donde vivo.

Abercrombie: iba a decir que Tolkien obviamente ha sido una influencia masivamente importante, tal vez más que ningún otro en la fantasía. Pero no es el único. Incluso cuando él escribía, ya lo hacía inspirado en la tradición de las Eddas. Pero nos podemos remontar hasta los griegos, o antes de hecho, o escritores como Howard, Fritz Leiber y Jack Vance, que tenían unos estilos muy diferentes en épocas muy semejantes. También hay escritores posteriores, como Martin, que se han desviado del género. De hecho, hay escritores… ¡que no escriben fantasía! Escriben thrillers, y novelas románticas, no ficción, todo tipo de trabajos. Podéis aprender de todo tipo de escritura. (Rothfuss se ríe a carcajadas). Bueno, menos Pat, que ya lo sabe todo y no le hace falta leer más géneros.
Creo que, de algún modo, a lo que la gente siempre reacciona no es al lugar en que el autor se posiciona en el género o cuales han sido sus aportaciones o influencias del mismo, sino a la voz propia del autor, lo que sale de dentro. Creo que lo fascinante es hacer personajes originales, que los sientas como individuos únicos, y que el escritor te lo sepa trasmitir por la forma en que organiza las ideas y por como une la historia en todos los sentidos. Desde el vocabulario que usa, a las frases que crea o el estilo que tiene. Lo más importante es la relación que el lector crea con esos personajes.
Todo lo demás creo que son tonterías. Podrías volver a escribir algo del estilo de El Señor de los Anillos y hacerlo con una actitud y una voz totalmente diferente. Una vez más, resultaría fascinante. De hecho, sería incluso más fascinante, porque estás acostumbrado a ver esa historia siendo contada de otra forma. Creo que la reinterpretación de lo familiar con una voz nueva es lo que hace un género. Tenemos libros con trasfondos similares pero nuevas interpretaciones.

Sanderson: quiero añadir algo a esto rápidamente en lugar de elaborar otra respuesta. ¿Sabíais que, cuando barajeas unos naipes, estadísticamente, las estas ordenando de una forma en que nunca han sido ordenadas antes en todo el universo? Y esto sucede cada vez que lo haces, creas algo que el universo nunca antes ha visto. Algunas historias han sido escritas, muchas historias de hecho, pero nunca han sido escritas de la forma en que tú podrías escribirlas.

P: ¿Cuál es la mayor gilipollez que han hecho alguno de vuestros personajes?

Abercrombie: (se emociona y comienza a dar saltitos).

Rothfuss: ¿te refieres a que haga la historia más difícil de contar?

P: no, me refiero a que ellos como padres de los personajes a la hora de encauzarlos…

Abercrombie: bueno, yo soy padre, tengo hijos, y esa metáfora no me sirve porque mis hijos nunca hacen lo que les digo y a mis personajes les digo lo que tiene que hacer. De lo contrario, los mato. Punto.

Sanderson: yo hice que uno de mis personajes destruyera el mundo en una ocasión. De hecho, lo hizo. Se trataba de la saga de La Rueda del Tiempo, así que el personaje tenía el poder para hacerlo. Rompió la escena, destruyéndolo todo, ¡fue increíble! Estuve leyendo los libros por veinte años y la perspectiva de destruir todo el mundo... Aunque evidentemente eso no salió en el libro, pero ya me lo había quitado de dentro.

P: Mi pregunta es para Pat, ¿cuáles son los nombres de los días de la semana de El Nombre del Viento?

Rothfuss: hay un calendario en mi web.

P: ya han comentado lo difícil que es crear un personaje y sobre todo que les haga caso durante la historia. Quería que dijeran, y que se mojaran de ser posible, ¿cuál ha sido el personaje para ellos más fácil de crear y de llevar? Y sobre todo hacer mucho hincapié en lo contrario, ¿cuál ha sido el más difícil, el más complicado, y por qué?

Abercrombie: para mi los que tienen una aparición breve en páginas son los más sencillos. Para esos funciona tener un rasgo particularmente intenso y definido, pero tienes que ser cuidadoso, como a la hora de hacer un chilli fuerte. No quieres que sea muy flojo ya que está bien darle un poco de sabor picante a la historia, pero tampoco pasarte y saturarlo todo. Para mí esos son los sencillos.
El personaje más difícil de escribir fue Monza, la protagonista del cuarto libro. Creo que fue porque lo enfoqué como si fuera el segundo álbum de un grupo de música, que es siempre el más complicado. Había terminado la trilogía, que fue muy bien, y sinceramente pensé “buah, este lo voy a escribir volando”. Y de repente tenía nuevos personajes, nuevos escenarios, todo totalmente diferente, me volví loco. Me odiaba a mí mismo. Odié al libro. Todo era complicadísimo. Y el personaje principal, al final, también portaba esa gran carga y odio. Creo que me llevó más tiempo porque escribir desde el punto de vista de una mujer no es algo automático para mí. Me llevó tiempo decidir lo que quería hacer y luego hacerlo, e ir introduciendo personajes femeninos en los libros para hacerlos más diversos y variados. Así que creo que eso le añadió un nivel extra de dificultad. Fue una prueba el tener un personaje protagonista femenino, así que definitivamente fue el más complicado.

Sanderson: esta es fácil para mi, ya que recogí el testigo de La Rueda del Tiempo cuando ya estaba casi terminada y escribir personajes que, aunque estaba familiarizado con ellos y he crecido a su lado, no habían sido creados por mi fue un reto enorme. Fue muchísimo más difícil que cualquier personaje creado por mi porque tenía que ser consecuente con lo ya escrito. Es como repintar una mancha en una pared pintada. ¿Alguna vez lo habéis intentado? ¿A qué es difícil? Conseguir ese tono igual es imposible, siempre te quedas en ese que es parecido, pero no el adecuado.

Rothfuss: el más complicado para mi es Denna. Porque es cuestión del narrador. Hay dos narradores que en realidad son el mismo: están el joven Kvothe, quién puede hablar de las cosas del presente, y además está el Kvothe más mayor quien cuenta la historia de forma que cuando el joven Kvothe no tiene mucha idea de lo que pasó, el Kvothe adulto puede coger protagonismo y decir “chaval, en aquel entonces no tenía ni idea pero esto era lo que realmente estaba pasando”. Es algo así como la voz de la sabiduría y la experiencia.
Pero la verdad es que el Kvothe mayor también está aún muy afectado por esta mujer, lo cual es algo muy obvio, por lo que no puede acercarse y dar esa perspectiva en el libro. De esta forma tengo las manos atadas. No solo tengo una mano atada a la espalda, que es lo que pasa cuando escribes en primera persona, sino que si además eliminas a Kvothe como el narrador subjetivo, tengo ambas manos atadas a la espalda a la hora de tratar de traer a Denna al lector. Y eso hace que sea una putada escribir escenas de Denna. (Carcajadas del público). Hasta el punto en que si he fallado en algún momento en estos libros es en mi incapacidad para acercar a ese personaje al lector tanto como me gustaría.

Cristina: en exactamente dos minutos nos van a cortar los micros, nos van a apagar las luces, nos van a echar a patadas en el culo. Yo pienso exactamente lo mismo que tu y estoy poniendo la misma cara por dentro, pero reconozcamos que ni con una hora más tendríamos ni para empezar, ¿verdad? Así que chicos, este es el momento moñas que os decía, el momento en que nos decimos hasta el año que viene. 

domingo, 10 de agosto de 2014

Las aventuras de la Princesa y el señor Fu - Patrick Rothfuss




Las aventuras de la princesa y el señor Fu

(The adventures of the princess and Mr. Whiffle) – Patrick Rothfuss
Las aventuras de la Princesa y el señor Fu #1 (The adventures of the princess and Mr. Fu #1)
Plaza y Janés, 72 páginas, 14.90  
9788401353420



Este no es un cuento para niños.Lo parece. Tiene ilustraciones. Tiene un título almibarado. Los protagonistas son una niña y su osito de peluche. Pero todo eso no es más que una fachada. En realidad, este es un cuento para adultos que tengan un sentido del humor un tanto siniestro y sepan apreciar los cuentos de hadas de los de antes.El cuento tiene tres finales. Si se detiene la lectura en uno u otro, la historia es completamente distinta.

He vuelto. Tras una larga ausencia. Como algunos sabréis, he estado en el festival Celsius 232 y esto significa muchos libros, y con ellos muchas reseñas. No he dejado de leer en este tiempo pero sí que hay reseñas que a lo mejor no escribiré. Mirad mi goodreads y si hay algún libro del que queráis una reseña más extensa pedídmela, si me veo capaz de hacerla, es decir, si no hace mucho que leí el libro, la haré.

Hoy os vengo a hablar de un cuento que aparentemente es infantil, pero que mirándolo bien resulta no serlo tanto. Patrick Rothfuss, al quien ya casi todos conocemos, no solo escribe fantasía sino que, una noche, decidió contarle un cuento a su novia. Y esto fue lo que salió. Eso sí, como ya dijo el propio Rothfuss y como bien indica el libro no es un cuento para niños. Y es que tiene algunos detallitos que se salen de lo que podríamos llamar convencional.

Las aventuras de la Princesa y el señor Fu es un cuento ilustrado, con apenas 72 páginas y se lee realmente rápido. Las ilustraciones son realmente sencillas, muy claras y limpias; pero a la vez cargadas de detalles en los que sin duda nos fijaremos en una segunda relectura. Creo que es un cuento que es fácil de releer y que, definitivamente, gana mucho con una relectura. Se pillan muchos detalles sabiendo el final y lo hace todo muy divertido. Poco os puedo añadir del argumento, entre el título y la sinopsis, la cual he cortado porque me parecía demasiado reveladora, queda todo perfectamente explicado. Es más, creo que lo mejor es acercarse a la lectura sabiendo lo menos posible, excepto que no es un cuento para niños.

He visto que este cuento ha generado bastante controversia y ha decepcionado a mucha gente. A pesar de que tiene una muy buena nota en goodreads, mucha gente comenta que no es para tanto. Yo discrepo totalmente. Me ha parecido una historia sencilla, fresca y diferente. Rápida de leer y muy divertida. De esas que, cuando lo terminas piensas que todo el mundo debería tener la oportunidad de leerlo y llegar al final en blanco igual que lo has hecho tú. Es un cuento que deja huella, que marca porque es diferente a la mayoría de cuentos y tiene algo peculiar que lo diferencia.


Supongo que las personas que se acerquen a este libro con el concepto de Patrick escritor de largas novelas de fantasía en mente, puedan esperar algo diferente de lo que realmente vayan a encontrar. Imagino que, además, hay que tener un tipo de humor especial para disfrutar del cuento. Puedo entender que no sea un cuento para todo el mundo, pero desde mi punto de vista merece mucho la pena. No es algo que abunde hoy en día en las librerías. Aunque eso sí, si los cuentos no os llaman la atención, probablemente este libro no sea para vosotros.