viernes, 22 de agosto de 2014

Half a King - Joe Abercrombie




Half a King   – Joe Abercrombie 
Shattered Sea #1 
HarperCollins Voyager, 373 páginas, 12.99 pounds 
9780007550203

“I swore an oath to be avenged on the killers of my father. I may be half a man, but I swore a whole oath”

Prince Yarvi has vowed to regain a throne he never wanted. But first he must survive cruelty, chains and the bitter waters of the Shattered Sea itself. And he must do it all with only one good hand.

The deceived will become the deceiver

Born a weakling in the eyes of his father, Yarvi is alone in a world where a strong arm and a cold heart rule. He cannot grip a shield or swing an axe, so he must sharpen his mind to a deadly edge.

The betrayed will become the betrayer

Gathering a strange fellowship of the outcast and the lost, he finds they can do more to help him become the man he needs to be than any court of nobles could.

Will the usurped become the usurper?

But even with loyal friends at his side, Yarvi’s path may end as it began – in twists, and traps and tragedy...”


Half a King formaba parte de mis lecturas preparatorias para el Celsius14 de este año y aunque ya hace bastante que lo leí quería hablaros de él porque me gustó mucho y aun tengo la impresión fresca en el recuerdo. Por otro lado, como podéis ver en la ficha, es un novela actualmente solo disponible en inglés, pero que en español pronto será publicada por Fantascy.  Por lo que si el autor os llama la atención y el tema os gusta, ¡estad bien atentos!

Al contrario que el resto de novelas del autor, Half a King tiene una temática más juvenil que las demás. Es decir, está enfocada a un público más joven y adolescente. Y eso se nota, pero no me ha parecido en ningún momento una contra. Lo que he leído de Abercrombie resultó ser muy crudo y realista, es decir, te habla de las cosas sin tapujos, es bastante explicito con escenas de guerra, batalla y con unas descripciones muy detallistas. Esto sumado a la trama de sus libros hacía que me costase imaginarle escribiendo algo más juvenil, pero el resultado me ha dejado gratamente sorprendida.

El libro no está exento de tópicos, Yarvi, el protagonista es el segundo hijo que no fue educado ni está remotamente interesado en gobernar pero que, tras la repentina muerte de su padre y hermano ve como pasa de príncipe a rey, y de rey a “fantasma” cuando malherido se ve obligado a huir por la traición de su tío, quién anhelaba el trono. No obstante, Yarvi es un personaje que, si bien al principio no tanto, se me ha vuelto muy carismático, lo cual le diferencia de otros personajes del género e hizo que le cogiera cariño rápidamente. Además, creo que su evolución a lo largo del libro, y hasta el final del mismo, es increíble y está muy bien llevada. Es algo con lo que he disfrutado mucho, porque a pesar de mis reservas, me lo he creído.

Yarvi jurará recuperar el trono que nunca quiso en primer lugar para poder vengarse de aquel que mató a su padre. Pero esto no es un camino de rosas, y no es un camino que recorrerá solo. Y es que si algo tengo que destacar de este libro son sus personajes que me han resultado muy carismáticos y brillantes. Mother Gundring es de esos personas cuyas frases te dejan con ganas de escribirlas para la posteridad o citarlas en cualquier momento. También me llamó la atención Nothing, un personaje de lo más peculiar con esa forma de ser que acaparará mucho protagonismo.

Al igual que destaco los personajes, hago un inciso especial a los diálogos. Puede que los personajes sean muy buenos, pero no tengan mucha química o relación entre ellos, por lo que sus interacciones no sean muy entretenidas y los diálogos pasen desapercibidos. Bien, este no es para nada el caso del libro. Y es que con todos estos factores, la trama que en ocasiones flojeaba un poco a pesar de ser bastante dinámica ya que hay una parte que parece que se queda algo estancada, no perdías el interés en el libro por los personajes y sus interacciones. Y por supuesto porque cada personaje tiene su forma de hablar, cuidada y personal pero nunca sabes con qué te van a salir. Y en más de una ocasión me he descubierto riéndome sin poder contenerme. 


Es un libro que se lee relativamente rápido, tiene una trama bastante dinámica y, aunque a veces se estanca un poco, los personajes y sus intervenciones logran amenizarlo mucho. Te hacen interesarte por ellos y te conmina a seguir leyendo. El trasfondo, con un aire norteño e influencias vikingas me ha gustado muchísimo  ya que la ambientación está muy lograda y pega muy bien con las historia. Y el final, ¡qué os puedo decir del final! Abercrombie me conquistó totalmente con eso y me ha dejado con muchísimas ganas de leer el segundo cuya publicación se espera para enero del año que viene. 

domingo, 17 de agosto de 2014

Celsius14: Mesa redonda de fantasía con Rothfuss, Sanderson y Abercrombie.

Como algunos sabréis sin duda este año tuve el placer de acudir al Festival Celsius 232 y fue una experiencia genial. Uno de los eventos que esperaba con más ganas era la mesa redonda de fantasía formada por tres de mis escritores favoritos del momento: Brandon Sanderson, Patrick Rothfuss y Joe Abercrombie. 

Como tenía muy buena pinta, decidí grabar el audio, ya que pensé que a lo mejor podría utilizarlo a la hora de elaborar mi vídeo del evento. Por unas cosas y otras no grabé nada, pero la charla fue excelente. De esta forma he decidido transcribirla y compartirla con vosotros. 

Aviso para navegantes, la traducción es mía, aunque a veces algo apoyada en la excelente labor de Diego García Cruz, el traductor. ¿Que quiere decir esto? Dos cosas. La primera, ni soy traductora, ni filóloga ni he estudiado inglés de forma profesional, esto es, puede haber seguramente haya errores de traducción. Segundo, si vas a copiar algún fragmento en tu blog, cosa que eres absolutamente libre de hacer, cítame como fuente. Son cerca de 10 páginas de word y me ha costado bastante traducirlo por lo que lo agradecería. 

También, he resumido algunas preguntas del público porque me parecía absurdo transcribir las flores que le echaban a los autores y demás elogios. El tiempo es oro. Dicho esto, a lo que os interesa. La charla.

Foto de @festivalcelsius

Abercrombie: ¡Qué detalle que hayáis venido aquí solo por mi! Gracias.

Cristina: En realidad hay que decir que Ruescas cerró la mesa anterior diciendo “bueno, ahora vienen Abercrombie y unos más”. ¿Si o no? Pues supongo que este es el momento que estabais esperando, muchas gracias por estar aquí.
Bienvenidos a este acto que va a ser el último que tengamos en este auditorio este año. Todavía no termina el Celsius, el Celsius termina cuando terminen los Hijos de Mary Shelley y cuando termine la Noche Loca de Jesus Palacios. Creo que no se llama la Noche Loca de Jesús Palacios, pero es muy loca.
Lo primero de todo, antes de que el resto de mis compañeros me impidan ponerme moñas al final, es decir que con invitados como estos y con público como vosotros, ¡joder, que gusto da hacer festivales!
Y entonces, simplemente, para dejar el máximo tiempo posible esto no hay otra manera de decirlo. Es el momento en que se juntan los tres tíos más importantes, y más grandes, de la fantasía actual con permiso, o sin él, de George Martin. No creo que en ningún momento ellos me contradirán, jamás se ha dado una masa crítica de talento, ingenio y buena gente como la que hemos juntado aquí hoy y aquí con estos tres autores. Nos han creado mundos, nos ha regalado mundos, nos han dado algunas de las mejores horas de nuestras vidas, y esos mundos están anclados en una realidad cercana, lejana… Me gustaría saber, la primera pregunta que espero que respondan muy rápidamente para daros paso a vosotros es, ¿hasta qué punto es necesario que estos mundos fantásticos tengan un ancla en la realidad? ¿Es necesario, es un lastre?

Abercrombie: me acerco poco a poco hacia el micrófono, ¡así que creo que soy yo! Iré primero y después me aferraré a él durante setenta minutos y nadie más podrá hablar. Este será mi plan: sin pausas, sin dudas, pondré a Diego (el traductor) a prueba al final para ver si lo tiene todo correcto así que… empezamos ahora, comienza a escribir.
Diría que la realidad siempre es algo muy interesante a la hora de crear un mundo de fantasía. Me explico, toda la ficción tiene lugar en mundos inventados, incluso si ese mundo es el nuestro. Pero creo que es importante que la fantasía tenga un sentimiento de realidad, que los personajes sean creíbles, auténticos. Que todo parezca real. Porque al final, la fantasía, incluso si escribes sobre un lugar inventado, un mundo de un estilo medieval, no puedes perder el hecho de que estás escribiendo para la gente de hoy en día: la audiencia moderna. Si escribes para un público de un mundo medieval… están muertos, no tienen dinero, serás un escritor MUY pobre. Así que pienso que el público ha de estar definitivamente vivo.
Entonces, escribes para el lector moderno. Uno mismo es una persona moderna, la forma en que nos expresamos es moderna. Y quieres tratar temas actuales, quieres hablar de cosas sobre las que haya un interés. De esta forma creo que es inevitable, quieras o no, que tu fantasía tenga un origen en la realidad. Y con suerte será creíble y verdadera a ojos de sus lectores. ¿Así está bien, Diego, o quieres que hable un poco más?

Sanderson: Si, creo que eso más o menos responde a toda la pregunta. Buen trabajo. (Hace como que se levanta y se va).

Rothfuss: bueeeeeeno. Yo no soy un gran fanático de la realidad. Me parece que la realidad es un concepto muy escurridizo si empiezas a darle vueltas. Mayormente, lo que intento es ser coherente. Una historia ha de ser fiel a sí misma. Necesita establecer y seguir sus propias normas. Y eso es complicado porque puedo hacer eso para mi, pero eso no es lo importante, sino que tengo que hacerlo para un público el cual ha tenido experiencias totalmente diferentes. Si sabes que estás leyendo un cuento de hadas, como Caperucita Roja; y el lobo comienza a hablar, a nadie le sorprende. De otro modo, si estuvieras leyendo un libro de fantasía urbana y un lobo hablase, bueno, tal vez te sorprendiera un poco si es algo que sale de la nada. Si un lobo comenzase a hablar en un mundo de fantasía épica, bueno, sí, tal vez eso sí que te sorprendería bastante.
De esa forma eso creo que es lo más importante al crear un mundo, más que el sentimiento de realidad, es la coherencia del tipo de historia que estás contando. No que sea cercana a esta realidad, sino que siente las bases de su propia realidad, si es que eso tiene sentido. Buena suerte traduciendo eso.

Sanderson: recuerdo estar escuchando los comentarios de los actores de los extras de la película de El Señor de los Anillos. Y, creo que era Christopher Lee quien hablaba, el tipo que hace de Saruman, ¿vale? El fue un amigo personal de Tolkien. Y en el comentario él estaba hablando de cuan real Tolkien era, y repetía todo el rato algo así como “es que no lo entiendes, este no es como esos otros libros de fantasía”. La fantasía era tratada como si fuera real. Y me gusta su ímpetu, pero creo que ese no era el punto porque eso es lo que la ficción hace. La ficción es coger algo que no es real, que no existe, ninguna de las personas sobre las que lees existe. Incluso si lees una novela histórica, están siendo ficcionalizados. Cuando coges un libro y lees sobre Jane Austen, o cuando lees sobre Kvothe, es lo mismo: son gente imaginaria. Y nuestro trabajo, es hacer que te importe algo imaginario. Lo que me encanta de la fantasía es que es un género valiente. Es como, vamos a ver qué podemos hacer que os creáis, qué es lo que podemos “colaros”. Vamos a ser incluso más retorcidos, vamos a coger la cosa más extraña e intentar que os importe, que os preocupéis por ella. Y esos sentimientos, como Joe ha dicho, eso es lo que es real. Esa preocupación es real, está en vosotros y eso la hace real. Todo lo demás son espejos, humo e ilusiones. Y no importa cuán loco sea el asunto mientras podamos hacer que os importe. Y creo que ese es el meollo.

Jorge: los tres, en sus obras, alcanzan momentos de verdadera literatura épica y la épica se relaciona mucho con la figura del héroe. A través de sus obras hemos visto héroes muy diferentes, hemos visto héroes… menos héroes incansables. Hemos visto a gente que se cansa pero sigue luchando, hemos visto anti héroes, hemos visto distintas aproximaciones a la figura del héroe. Me gustaría que nos contaran un poco de qué manera se sienten más cómodos, cuál es para ellos la figura del héroes ideal en sus trabajos.

Rothfuss: (salta y se abalanza sobre el micrófono llegando antes que Abercrombie) En tu tiempo, los griegos ya idearon una gran fórmula para crear héroes. Bueno, eran un poco sexistas, pero eso ya lo sabéis. Eran hombres, altos, con un defecto. No hay héroe sin tragedia, no hay héroe que no tenga un defecto, y no puedes ser un héroe a no ser que seas, bueno, probablemente un hombre…

Sanderson: ¿Y Antígona?

Rothfuss: Cierto, eso es, Antígona es de hecho un gran ejemplo de que rompieron sus propias reglas nada más hacerlas. Cuando nos olvidamos de eso, cuando pierdes ese defecto, esa tara, todo comienza a caerse a pedazos. Esas historias sobre héroes no necesitaban villanos porque el héroe ya fastidia las cosas él solito. Tan pronto como eliminamos el defecto del héroe, lo que tenemos es un superhéroe, y ese es el motivo por el cual Batman necesita al Joker, Superman a Lex Luthor. Es que imaginaos a Superman él solo. (Pone pose de Superman) ¡No hay historia! No hay retos, no hay tensión. Y los escritores se dieron cuenta de ello relativamente rápido, de tal forma que tienes que introducir un defecto externo. Lo que es realmente interesante es que este defecto externo es el villano que desafía al héroe. Pero lo que es aun más interesante, es preguntarse quién termina siendo el personaje más interesante. El villano es siempre el personaje más interesante en esas situaciones. Esto quiere decir que a la hora de hacer un héroe no seas rácano con los defectos. Cuantos más defectos tenga el héroe, más interesante será, desde mi punto de vista.

Abercrombie: supongo que esa ha sido una buena respuesta, Pat. ¡Maldito sea! Ahora tengo que pensar en algo interesante que decir. Leí mucha fantasía de niño a la sombra de Tolkien, quien presentaba héroes que eran heroicos en sí mismos, con motivos puros. Tenían motivaciones heroicas, hacen actos heroicos, y tienen éxito. Son buenos en todos los sentidos. Tienen sus momentos de bajón pero eso no te hace dudar en ningún momento de que sus motivaciones son heroicas y buenas. Supongo que en la vida real, a pesar de que nos gustaría presentar a los deportistas y políticos de esta forma, a menudo encontramos que tal vez no son tan puros. Pero aun así, todo el mundo parece ser capaz de hacer algo heroico, algo noble, son capaces de sacrificarse si se dan las circunstancias adecuadas.
Supongo que yo siempre he estado más interesado en quitar esos fragmentos de heroísmo, ¿sabéis? Hay personas con motivaciones muy egoístas cuyos actos resultan heroicos. O alguien que se comporta de forma heroica, por ejemplo, lidera la carga de la batalla, pero obtiene resultados horrorosos. Para mi esa es la cuestión, ¿quién es el héroe? ¿El hombre con acciones desinteresadas, o aquel que termina haciendo actos heroicos a pesar de sus horribles motivaciones? No creo que haya una respuesta sencilla para esto. Yo siempre he estado más interesado en ese tipo de preguntas que aquellas que tienen una solución simple, si queréis verlo así. La vida real no te suele dar respuestas, sino que te ves obligado a tomar partido. Disfruto con el punto de vista en que el héroe tiene dudas.

Sanderson: creo que yo tengo un enfoque ligeramente diferente en este asunto. Creo que lo que se ha dicho está muy bien, pero creo que no hay único tipo de héroe. Lo que se ha dicho es muy importante sí. En la literatura contemporánea los personajes monocromáticos son malos personajes, no importa como sean. Aragorn es un gran ejemplo. Creo que es una de las cosas que las películas mejoraron  del libro. Aunque también hay muchas cosas que creo que no se mejoraron. El darle al personaje de Aragon un poco de arco de personaje, en el que no está seguro de si quiere ser un líder o no, dio muchísima profundidad a su personaje. De esta forma, añadiendo un matiz a este personaje, sacándolo un poco de la monocromía, lo hizo más profundo, más fácil de simpatizar con él.
El punto en que difiero, es que creo que aun hay espacio tanto en la literatura como en las historias para personajes a los que admiramos. Para personas que hacen lo correcto con las motivaciones correctas. Quiero que los personajes tengan muchos arañazos, un montón de aristas, no quiero que sean monocromáticos. Quiero que tengan miedos, y dudas y problemas y que la líen una y otra vez, pero al final de todo aun disfruto leyendo sobre gente que intenta hacer lo correcto desde su punto de vista, independientemente del bando en que estén, y que se levanten y lo hagan.  
Si preguntas a la gente por su personaje favorito de El Señor de los Anillos todos te dirán que Samsagaz Gamyi…

Abercrombie: (interrumpiendo) No no, ¡Saruman! Saruman es mi personaje favorito.

Sanderson: ¿Saruman, eh? Sí, el tuyo y el de Christopher Lee (el actor que interpreta a Saruman en la película). Vale. Sam tiene muchas limitaciones. No es perfecto, es un personaje con limitaciones, no es especialmente listo, ni sabe mucho de lo que está pasando. Tiene muchas cosas en su contra. Pero al final del todo, Sam es quien da el paso para salvar al mundo. Y ese es el tipo de héroe sobre el que me gusta leer. Y es un tipo diferente al que han descrito mis compañeros. Creo que hay espacio en la literatura para todo tipo de opiniones y esto es lo que me gusta de la fantasía de los últimos quince años. Creo que la definición de fantasía se ha expandido, y hay más opciones para los héroes y lo que significa serlo. Ha hecho que el campo sea mucho más diverso. Creo que es muy fuerte y sano para el género como un todo.

Rothfuss: es un gran ejemplo Sam. Y El Señor de los Anillos es genial porque, de hecho, tiene el tipo de héroe que os he descrito antes. Aunque mi héroe es Gandalf, que nos sirve de ejemplo. Es un héroe con defectos y lo es porque está lleno de dudas, pero a pesar de ello es un héroe. El… hun… vence a Saruman (se rie) quien es el tipo de héroe de Joe, de eso no cabe duda.

Abercrombie: ¡Pues claro que Saruman es un héroe! Él solo trata de crear un mundo mejor para los orcos. No lo entendéis.

Rothfuss: A lo mejor no es tanto Saruman como Boromir... Y volviendo a Sam. Bueno, realmente toda la trilogía es sobre Sam. Sam es el protagonista. (Risas entre el público). Lo digo en serio. Si no os habéis dado cuenta de esto, os habéis perdido algo. (El público se rie aun más). Es que… no estoy de broma. (Más risas).

Sanderson: os estáis riendo todos. (Más carcajadas). ¡Pero si lo dice en serio!

Rothfuss: pensad en cómo termina la trilogía. ¿Qué pasa al final? Termina con Sam, todo va sobre Sam… Leedlo de nuevo y veréis a qué me refiero.

Abercrombie: bueno, y ahora voy a continuar con una respuesta muy larga para ver cuánto tiempo aguanta Diego tomando notas para luego traducir…

Rothfuss: creo que deberías usar un bolígrafo de diferentes colores.

(Diego traduce y cuando termina el público aplaude).

Abercrombie: no es justo, tú vienes te curras una respuesta y el traductor siempre se lleva el aplauso más grande. Nosotros somos ignorados y luego llega él y hale, todo el mundo aplaudiendo al traductor.
Ahora en serio, solo quería decir rápidamente que me ha parecido un gran punto lo que ha comentado Brandon antes sobre la diversificación de la fantasía y los diferentes estilos de héroes. A pesar de que siempre ha habido gente haciendo un trabajo muy bueno en el género, en los ochenta-noventa lo que era comercial y lo que vendía era lo brillante, lo optimista, lo heroico. Y creo que es muy bueno que ahora haya muchos estilos diferentes que sean ofertados al lector. Me gusta usar la metáfora de un restaurante. Me encanta la comida china, la italiana, la española, la hindú… me gustan muchos tipos de comida. Pero si yo abriese un restaurante, probablemente tendría que elegir un único tipo. Lo cual no quiere decir que el resto hayan dejado de gustarme. Y el tener muchos restaurantes en el barrio solo contribuye a que haya una mayor oferta y variedad. Lo cual es beneficioso para el comensal. Ahí lo tenéis, metáforas para vosotros.

Rothfuss: pero si se le pone jamón serrano a todo…

Sanderson: cuando vayáis a elegir un libro nuevo, y vayáis a la librería, recordad que Pat Rothfuss odia vuestro jamón serrano. ¡A Joe y a Brandon les encanta!

Jorge: en seguida vamos a abrir el turno de preguntas. Pero organizar un festival como el Celsius lleva muchos meses, mucha ilusión, muchas ganas y luego, consigues tener una mesa tan extraordinaria como esta. Y jolín, nosotros somos ante todo aficionados también, estamos encantados. Entonces, Cristina como 33% ha podido hacer su pregunta, yo he podido hacer la mía, y antes de pasaros el turno, queremos que Diego también pueda hacer la suya. Así que Diego todo tuyo.

Diego: muy bien. Mi pregunta, que ahora traduciré a los tres, es que por un momento, imaginen que están solos en casa, que están escribiendo. Dicen que el primer lector de un escritor es él mismo. Quiero que me digan de donde salen sus historias. Que no me vengan con coñas de que de las entrañas, o la cabeza o no sé qué. Yo tengo sensaciones cuando leo sus obras, a veces me provoca una respuesta más intelectual, a veces me arrancan una sonrisa, a veces me conmueven de una manera diferente y es algo que estos tres señores son especialistas en hacer. No voy a decir cual me provoca cada una de las respuestas, supongo que está bastante claro, pero bueno. Lo que me gustaría es saber cómo lo hacen ellos. ¿De dónde sale? ¿Cómo es su relación consigo mismos como lectores y como autores a la vez?

Sanderson: (responde antes de que se traduzca la respuesta) ¡Sí!

Abercrombie: (mientras Diego está traduciendo de forma resumida dice “bla bla bla” y se queda rumiando la expresión) oh, bla bla bla… Pues… la inspiración viene de las entrañas.
No, en serio, creo que es siempre una pregunta muy complicada de responder. Porque gran parte de ello es instintivo, o por lo menos lo es para mí. Tienes que planificar, por supuesto, planificar la historia y que fragmentos vas a incluir en ella. Tratas de hacer una historia dramática, con un gran crescendo o algo sorprendente. Tratas de reflejar momentos que sean emocionantes. Pero la forma en la que eso toma vida… Realmente hasta ahora la historia solo era una sucesión de acontecimientos, lo cual no es ni interesante ni tiene personajes que hablen, se comporten o piensen. Es muy complicado decir de donde salen esas personalidades. No solo tienes que hablar sobre ellas, sino que tienes que desarrollarlas. Puedes tener una idea para un personaje: sabes qué papel desempeñará en la historia, lo altos que son, el color de su pelo, ese tipo de cosas. Pero hasta que no te sientas y comienzas a pensar en ese personaje, en cómo habla, cómo se relacionan con otros personajes… ¡aun no está respirando! Para mi es extraño como algunos personajes cobran vida instantáneamente, surge su faceta interesante y se desarrollan casi solos. Otros, sin embargo, son muy planos, y te lleva muchísimo más trabajo el llevarlos a la vida. Asi que, me encantaría tener una mejor respuesta para ti, pero es que viene de las entrañas.
Supongo que también te influencia todo lo que has visto, leído, y experimentado en la vida, ya que todo esto, como dice China Mieville, se queda dentro de tu cabeza formando una “sopa mental”. Va hacia un batiburrillo en tu cabeza, se mezcla todo y forma una extraña mezcla de donde luego saldrán cosas que tal vez no te esperes. Y claro, en el apartado técnico hay muchas cosas que puedes hacer. Cuando revisas el texto y lo pules, el resultado tiene que transmitirte un sentimiento de naturalidad, una vez has terminado de releerlo y queda revisado. Quiero decir, mi primeras versiones, no me malinterpretéis, son geniales, ¡por supuesto, qué menos! Muchos autores matarían por tener novelas terminadas tan buenas como mis primeros borradores. En el camino desde el primer borrador hasta el final, hago muchísimo trabajo de pulido en la trama y los personajes. Hay que prestar atención a los momentos claves y a como se llega a dichos momentos. Pero todo viene de las entrañas.

Sanderson: tenemos que impedir que Joe responda el primero, sencillamente porque es demasiado listo y nos deja mal a los demás. Y citando a China Mieville, estás haciendo trampas.

Abercrombie: No pasa nada, él [China Mieville] a menudo me cita a mí.

Sanderson: Para mi los personajes son la parte más difícil a la hora de ponerme a trabajar. Cualquier emoción o sorpresa procedente del libro viene de los personajes. El divertirse con el mundo, el argumento, es no es lo importante, el punto emocional lo ponen los personajes. Porque ellos son el corazón del libro y, o triunfan, o fracasan porque son planos, o se quedan a medias entre ambas. Y las emociones fuertes del lector vienen de buenos personajes. No sabría decir como lo hacemos. Yo no sé, como lo hago.
Soy profesor de escritura creativa en la universidad, y cuando llegamos a la parte de los personajes, me quedo como “bueno, esto lo siento, pero no os lo puedo explicar, chicos. Clase terminada.” No, es broma. Yo soy un “outliner”, a mí se me ocurre un argumento de forma muy general, y un contexto, un mundo para ese argumento. Y hacer todo esto me lleva mucho tiempo porque me encanta. Luego, me siento y digo “bueno personajes, comencemos.” Y entonces comienzo a escribir, y de ahí crecerá un personaje o no lo hará. Si no lo hace, tiro ese capítulo a la basura y comienzo de nuevo para ver si otro nuevo personaje surge de esta sopa mental, por decirlo de alguna forma. Y si por lo contrario, surge algún personaje interesante de ello, continuo con ello, de lo contrario, otra vez, lo tiro a la basura. A veces pasa a la primera, a veces necesitas tres o cuatro intentos, a veces casi has terminado y te das cuenta de que no termina de funcionar, pero te da la sensación de que a lo mejor al revisarlo sí que puedes terminar de pulir los detalles pendientes.
Pero realmente no puedo decirte como sucede esto, excepto tras leer muchísimo, escribir muchísimo, e intuir que ideas de personajes son buenas y pueden ser exploradas. Eso puede ser frustrante a la hora de ser un “outliner” como yo, ya que un personaje puede comenzar a destrozarte el argumento que ya habías ideado, y tú como escritor piensas “no, no voy a hacer eso, ya no te quiero en mi libro, ¡estúpido personaje!” Pero hay veces que eso pasa, y no me frustro ni me sorprendo, sino que realmente me doy cuenta de que este personaje sencillamente ha llegado a ser algo más increíble de lo que pensé que sería posible hasta el punto en que sobrepasa incluso a la trama que había creado inicialmente. Entonces lo que tengo que hacer es desmontar el argumento para reconstruirlo en algo que congenie con este personaje. ¿Y cómo sucede eso? “Sopa mental”, sip, definitivamente.

Rothfuss: (se lo piensa mucho antes de comenzar a hablar). ¿Cómo sabes cuánta sal echarle a la comida? Así es cómo lo sabemos, cómo lo hacemos.

Jorge: bueno, pues el que quiera aprovechar para hacer alguna pregunta.

P: en toda la charla lleváis haciendo constantemente referencias a Tolkien a El Señor de los Anillos, y yo lo que me pregunto es en el mundo de la fantasía donde parece que todo ya lo creó Tolkien, donde es la referencia de seguir “un dragón, un elfo” y dices, pues El Señor de los Anillos; donde si oyes magia dices “Harry Potter”. ¿Cómo conseguís innovar? ¿Cómo conseguís crear algo nuevo, dejar huella?

Rothfuss: el secreto es darte cuenta de lo que has leído y lo que ha sido hecho en exceso. Y eso es muy difícil. Mi primera novela de fantasía no tenía ningún personaje femenino. Ni uno solo. Y estuve escribiéndola durante tres años antes de darme cuenta de ello. En ese momento, solo me di cuenta porque alguien me lo dijo. ¡Y no les creí! Entonces, ¿creéis que me senté y dije “voy a proponerme escribir un libro que no tenga ni una sola mujer”? No, en absoluto. Existían las Eddas, y luego Tolkien escribió sus historias basándose en las Eddas, y los libros de Tolkien fueron muy populares de forma que la gente imitaba a Tolkien, y luego la gente imitaba a la gente que imitaba a Tolkien. Y se creó esa tendencia. He leído dos mil de estos libros y lentamente asimilé el conocimiento de que las mujeres no eran relevantes. Así es como estos fragmentos de “enfermedad cultural” se propagan y yo habría formado parte de ello si hubiera sido publicado en aquel entonces. Afortunadamente, me llevó veinticinco años más. Tengo que agradecer el haber sido apaleado por un grupo de adorables feministas que han metido algo de sentido común en mi cabeza. Ahora, tengo mucho cuidado ya que sé que tengo que oponerme a ese sexismo que he absorbido a través de la cultura. Al igual que… no sé, no se me ocurre ninguna analogía ahora… da igual. Pero es que esto es así, incluso si no te das cuenta o si no quieres.
De igual forma, se asimilan todos los clichés y estereotipos. A veces eso está bien, puedes contar un buen cuento de hadas si es solo eso a lo que aspiras. Puedes contar una gran historia de aventuras que solo sea una gran historia de aventuras. Pero una vez comienzas a darte cuenta de que todas las historias de aventuras tienen la misma dinámica, es cuando comienzas a ser capaz de jugar en una liga totalmente diferente. Ese es mi juego. Ahí es donde vivo.

Abercrombie: iba a decir que Tolkien obviamente ha sido una influencia masivamente importante, tal vez más que ningún otro en la fantasía. Pero no es el único. Incluso cuando él escribía, ya lo hacía inspirado en la tradición de las Eddas. Pero nos podemos remontar hasta los griegos, o antes de hecho, o escritores como Howard, Fritz Leiber y Jack Vance, que tenían unos estilos muy diferentes en épocas muy semejantes. También hay escritores posteriores, como Martin, que se han desviado del género. De hecho, hay escritores… ¡que no escriben fantasía! Escriben thrillers, y novelas románticas, no ficción, todo tipo de trabajos. Podéis aprender de todo tipo de escritura. (Rothfuss se ríe a carcajadas). Bueno, menos Pat, que ya lo sabe todo y no le hace falta leer más géneros.
Creo que, de algún modo, a lo que la gente siempre reacciona no es al lugar en que el autor se posiciona en el género o cuales han sido sus aportaciones o influencias del mismo, sino a la voz propia del autor, lo que sale de dentro. Creo que lo fascinante es hacer personajes originales, que los sientas como individuos únicos, y que el escritor te lo sepa trasmitir por la forma en que organiza las ideas y por como une la historia en todos los sentidos. Desde el vocabulario que usa, a las frases que crea o el estilo que tiene. Lo más importante es la relación que el lector crea con esos personajes.
Todo lo demás creo que son tonterías. Podrías volver a escribir algo del estilo de El Señor de los Anillos y hacerlo con una actitud y una voz totalmente diferente. Una vez más, resultaría fascinante. De hecho, sería incluso más fascinante, porque estás acostumbrado a ver esa historia siendo contada de otra forma. Creo que la reinterpretación de lo familiar con una voz nueva es lo que hace un género. Tenemos libros con trasfondos similares pero nuevas interpretaciones.

Sanderson: quiero añadir algo a esto rápidamente en lugar de elaborar otra respuesta. ¿Sabíais que, cuando barajeas unos naipes, estadísticamente, las estas ordenando de una forma en que nunca han sido ordenadas antes en todo el universo? Y esto sucede cada vez que lo haces, creas algo que el universo nunca antes ha visto. Algunas historias han sido escritas, muchas historias de hecho, pero nunca han sido escritas de la forma en que tú podrías escribirlas.

P: ¿Cuál es la mayor gilipollez que han hecho alguno de vuestros personajes?

Abercrombie: (se emociona y comienza a dar saltitos).

Rothfuss: ¿te refieres a que haga la historia más difícil de contar?

P: no, me refiero a que ellos como padres de los personajes a la hora de encauzarlos…

Abercrombie: bueno, yo soy padre, tengo hijos, y esa metáfora no me sirve porque mis hijos nunca hacen lo que les digo y a mis personajes les digo lo que tiene que hacer. De lo contrario, los mato. Punto.

Sanderson: yo hice que uno de mis personajes destruyera el mundo en una ocasión. De hecho, lo hizo. Se trataba de la saga de La Rueda del Tiempo, así que el personaje tenía el poder para hacerlo. Rompió la escena, destruyéndolo todo, ¡fue increíble! Estuve leyendo los libros por veinte años y la perspectiva de destruir todo el mundo... Aunque evidentemente eso no salió en el libro, pero ya me lo había quitado de dentro.

P: Mi pregunta es para Pat, ¿cuáles son los nombres de los días de la semana de El Nombre del Viento?

Rothfuss: hay un calendario en mi web.

P: ya han comentado lo difícil que es crear un personaje y sobre todo que les haga caso durante la historia. Quería que dijeran, y que se mojaran de ser posible, ¿cuál ha sido el personaje para ellos más fácil de crear y de llevar? Y sobre todo hacer mucho hincapié en lo contrario, ¿cuál ha sido el más difícil, el más complicado, y por qué?

Abercrombie: para mi los que tienen una aparición breve en páginas son los más sencillos. Para esos funciona tener un rasgo particularmente intenso y definido, pero tienes que ser cuidadoso, como a la hora de hacer un chilli fuerte. No quieres que sea muy flojo ya que está bien darle un poco de sabor picante a la historia, pero tampoco pasarte y saturarlo todo. Para mí esos son los sencillos.
El personaje más difícil de escribir fue Monza, la protagonista del cuarto libro. Creo que fue porque lo enfoqué como si fuera el segundo álbum de un grupo de música, que es siempre el más complicado. Había terminado la trilogía, que fue muy bien, y sinceramente pensé “buah, este lo voy a escribir volando”. Y de repente tenía nuevos personajes, nuevos escenarios, todo totalmente diferente, me volví loco. Me odiaba a mí mismo. Odié al libro. Todo era complicadísimo. Y el personaje principal, al final, también portaba esa gran carga y odio. Creo que me llevó más tiempo porque escribir desde el punto de vista de una mujer no es algo automático para mí. Me llevó tiempo decidir lo que quería hacer y luego hacerlo, e ir introduciendo personajes femeninos en los libros para hacerlos más diversos y variados. Así que creo que eso le añadió un nivel extra de dificultad. Fue una prueba el tener un personaje protagonista femenino, así que definitivamente fue el más complicado.

Sanderson: esta es fácil para mi, ya que recogí el testigo de La Rueda del Tiempo cuando ya estaba casi terminada y escribir personajes que, aunque estaba familiarizado con ellos y he crecido a su lado, no habían sido creados por mi fue un reto enorme. Fue muchísimo más difícil que cualquier personaje creado por mi porque tenía que ser consecuente con lo ya escrito. Es como repintar una mancha en una pared pintada. ¿Alguna vez lo habéis intentado? ¿A qué es difícil? Conseguir ese tono igual es imposible, siempre te quedas en ese que es parecido, pero no el adecuado.

Rothfuss: el más complicado para mi es Denna. Porque es cuestión del narrador. Hay dos narradores que en realidad son el mismo: están el joven Kvothe, quién puede hablar de las cosas del presente, y además está el Kvothe más mayor quien cuenta la historia de forma que cuando el joven Kvothe no tiene mucha idea de lo que pasó, el Kvothe adulto puede coger protagonismo y decir “chaval, en aquel entonces no tenía ni idea pero esto era lo que realmente estaba pasando”. Es algo así como la voz de la sabiduría y la experiencia.
Pero la verdad es que el Kvothe mayor también está aún muy afectado por esta mujer, lo cual es algo muy obvio, por lo que no puede acercarse y dar esa perspectiva en el libro. De esta forma tengo las manos atadas. No solo tengo una mano atada a la espalda, que es lo que pasa cuando escribes en primera persona, sino que si además eliminas a Kvothe como el narrador subjetivo, tengo ambas manos atadas a la espalda a la hora de tratar de traer a Denna al lector. Y eso hace que sea una putada escribir escenas de Denna. (Carcajadas del público). Hasta el punto en que si he fallado en algún momento en estos libros es en mi incapacidad para acercar a ese personaje al lector tanto como me gustaría.

Cristina: en exactamente dos minutos nos van a cortar los micros, nos van a apagar las luces, nos van a echar a patadas en el culo. Yo pienso exactamente lo mismo que tu y estoy poniendo la misma cara por dentro, pero reconozcamos que ni con una hora más tendríamos ni para empezar, ¿verdad? Así que chicos, este es el momento moñas que os decía, el momento en que nos decimos hasta el año que viene. 

domingo, 10 de agosto de 2014

Las aventuras de la Princesa y el señor Fu - Patrick Rothfuss




Las aventuras de la princesa y el señor Fu

(The adventures of the princess and Mr. Whiffle) – Patrick Rothfuss
Las aventuras de la Princesa y el señor Fu #1 (The adventures of the princess and Mr. Fu #1)
Plaza y Janés, 72 páginas, 14.90  
9788401353420



Este no es un cuento para niños.Lo parece. Tiene ilustraciones. Tiene un título almibarado. Los protagonistas son una niña y su osito de peluche. Pero todo eso no es más que una fachada. En realidad, este es un cuento para adultos que tengan un sentido del humor un tanto siniestro y sepan apreciar los cuentos de hadas de los de antes.El cuento tiene tres finales. Si se detiene la lectura en uno u otro, la historia es completamente distinta.

He vuelto. Tras una larga ausencia. Como algunos sabréis, he estado en el festival Celsius 232 y esto significa muchos libros, y con ellos muchas reseñas. No he dejado de leer en este tiempo pero sí que hay reseñas que a lo mejor no escribiré. Mirad mi goodreads y si hay algún libro del que queráis una reseña más extensa pedídmela, si me veo capaz de hacerla, es decir, si no hace mucho que leí el libro, la haré.

Hoy os vengo a hablar de un cuento que aparentemente es infantil, pero que mirándolo bien resulta no serlo tanto. Patrick Rothfuss, al quien ya casi todos conocemos, no solo escribe fantasía sino que, una noche, decidió contarle un cuento a su novia. Y esto fue lo que salió. Eso sí, como ya dijo el propio Rothfuss y como bien indica el libro no es un cuento para niños. Y es que tiene algunos detallitos que se salen de lo que podríamos llamar convencional.

Las aventuras de la Princesa y el señor Fu es un cuento ilustrado, con apenas 72 páginas y se lee realmente rápido. Las ilustraciones son realmente sencillas, muy claras y limpias; pero a la vez cargadas de detalles en los que sin duda nos fijaremos en una segunda relectura. Creo que es un cuento que es fácil de releer y que, definitivamente, gana mucho con una relectura. Se pillan muchos detalles sabiendo el final y lo hace todo muy divertido. Poco os puedo añadir del argumento, entre el título y la sinopsis, la cual he cortado porque me parecía demasiado reveladora, queda todo perfectamente explicado. Es más, creo que lo mejor es acercarse a la lectura sabiendo lo menos posible, excepto que no es un cuento para niños.

He visto que este cuento ha generado bastante controversia y ha decepcionado a mucha gente. A pesar de que tiene una muy buena nota en goodreads, mucha gente comenta que no es para tanto. Yo discrepo totalmente. Me ha parecido una historia sencilla, fresca y diferente. Rápida de leer y muy divertida. De esas que, cuando lo terminas piensas que todo el mundo debería tener la oportunidad de leerlo y llegar al final en blanco igual que lo has hecho tú. Es un cuento que deja huella, que marca porque es diferente a la mayoría de cuentos y tiene algo peculiar que lo diferencia.


Supongo que las personas que se acerquen a este libro con el concepto de Patrick escritor de largas novelas de fantasía en mente, puedan esperar algo diferente de lo que realmente vayan a encontrar. Imagino que, además, hay que tener un tipo de humor especial para disfrutar del cuento. Puedo entender que no sea un cuento para todo el mundo, pero desde mi punto de vista merece mucho la pena. No es algo que abunde hoy en día en las librerías. Aunque eso sí, si los cuentos no os llaman la atención, probablemente este libro no sea para vosotros. 

sábado, 14 de junio de 2014

Percy Jackson and the Lighting Thief - Rick Riordan



Percy Jackson and the Lightning Thief (Percy Jackson y el Ladrón del Rayo) – Rick Riordan 
Percy Jackson and the Olimpians #1
Hyperion (Salamandra en español), 377 páginas, 7.99 libras
9780786838653


¿Qué pasaría si un día descubrieras que, en realidad, eres hijo de un dios griego que debe cumplir una misión secreta? Eso es lo que le sucede a Percy Jackson, que a partir de ese momento se dispone a vivir los acontecimientos más emocionantes de su vida.

Expulsado de seis colegios, Percy padece dislexia y tiene dificultades para concentrarse, o al menos ésa es la versión oficial. Objeto de burlas por inventarse historias fantásticas, ni siquiera él mismo acaba de creérselas hasta el día que los dioses del Olimpo le revelan la verdad: Percy es nada menos que un semidiós, es decir, el hijo de un dios y una mortal. Y como tal tiene que descubrir quién robó el rayo de Zeus y evitar que estalle una guerra entre los dioses. Para cumplir la misión contará con la ayuda de sus amigos Grover, un joven sátiro, y Annabeth, hija de Atenea.



Sip, llevo aplazando al lectura de Percy mucho tiempo a pesar de recomendaciones y sutiles amenazas para que me pusiera con esta seria. Tenía grandes expectativas y mucha gente habla maravillas de ella por lo que la he cogido con algo de respeto, ya sabéis, cuando una serie apasiona a tanta gente a veces uno no encuentra lo que espera encontrar.

Este es el libro que hemos leído en el club de lectura mensual Accio Books BT, el cual va a ser comentado en conjunto el próximo sábado día 21 de junio a las 21.00 horas de España. Si lo habéis leído y os apetece comentarlo con nosotros sois por supuesto bienvenidos.

Si tuviera que describir este libro con una palabra sería entretenido. En un libro que se lee muy rápido, cuyos protagonistas saltan de una aventura a otra sin darte apenas tiempo a aburrirte. Si que es cierto que tarda un poco en arrancar, evidentemente tienen que presentar un poco al protagonista y esbozarte la historia, pero me ha parecido muy dinámico y que engancha mucho. Pero no por ello carece de profundidad.

He visto que mucha gente se queja y tacha como algo negativo el que sean libros “muy infantiles”. Sinceramente, si, Percy tiene 12 años si mal no recuerdo, pero no por ello creo que deba ser tachado como algo infantil. Yo he pasado esa edad hace mucho y he disfrutado bastante con el libro. Eso sí, a pesar, o precisamente por tener tanta aventura y tanta acción, creo que es un libro algo introductorio. Algo que, al tener cuatro libros más después se puede entender perfectamente.

Quiero destacar sobre todo dos cosas, la primera, el trasfondo. Creo que la forma en que Riordan ha mezclado mundo moderno y mitología clásica ha sido todo un acierto. No es necesario ser una gran conocedor de esta mitología, porque te cuentan todo lo que necesitas saber en el libro, y, sin duda es algo que ha sabido mezclar y modificar de forma que una cultura y religión de hace más de dos mil años encaje en el mundo moderno. Me ha gustado mucho la adaptación y esta particular visión del mundo que Riordan nos ha ofrecido.

Y la segunda Percy. O debería decir los personajes en general ya que estos me han encantado. Percy es un personaje que se va a quedar en tu mente una vez hayas leído el libro. Su forma de ser y de hablar es muy particular: irónico, divertido y con dificultad para saber cuando es mejor callarse antes que ofrecer una respuesta mordaz. Al estar narrando en primera persona por Percy, llegamos a conocer bastante menos al resto de protagonistas y mucho más a Percy, pero en general me han gustado todos bastante y me he reído especialmente con las pullas que Percy y Annabeth se lanzan todo el libro.

No obstante, si que es cierto que el libro peca de ser bastante predecible. No en todo, evidentemente, hay cosas que no te esperas, pero en su mayoría sigue unas líneas generales y es bastante sencillo ver por donde van a ir los tiros y como va a tener lugar el desenlace.

He leído este libro en inglés y, si estáis empezando a leer en inglés es un libro que os recomiendo mucho. Es corto, sencillo y no usan palabras especialmente complicadas excepto un par de ellas. Además, la mayoría de los nombres de dioses son fácilmente entendibles en inglés. En general es bastante dinámico, sin mucho texto seguido y, en mi opinión, una gran opción para comenzar a leer en inglés.


Percy Jackson and the Lightning Thief es un libro que me ha sorprendido muy gratamente por la forma en que la Antigua mitología es adaptada en el mundo moderno y como los dioses aun pueden encontrarse entre nosotros. Percy es un gran protagonista, que hará que le cojamos cariño rápidamente, al igual que el resto de personajes pues hay varios diálogos muy entretenidos y todos son bastante peculiares. Es un libro muy entretenido, que se lee muy rápido ya que tiene aventuras de forma constante y que si bien peca de algo introductorio y predecible, tengo muchas ganas de seguir con la saga. 

lunes, 9 de junio de 2014

La era de los huesos - Samantha Shannon



La era de los huesos (The Bone Season) – Samantha Shannon (Traducción de Gemma Rovira)
La era de los huesos #1 (The Bone Season #1)
Fanscy, 530 páginas, 16.90
9788415831303

 
“«Me gusta pensar que al principio éramos más. No muchos, supongo. Pero sí más que ahora. No todos nosotros sabemos lo que somos. Algunos mueren sin llegar a saberlo. Algunos lo sabemos, y nunca nos descubren. Pero estamos aquí. Creedme.»

En el año 2059, un siniestro régimen totalitario domina el planeta y los pocos clarividentes son perseguidos por delincuentes. Lo que no saben las masas es que sus dirigentes se han aliado con una fuerza aún más insidiosa, asentada en una ciudad secreta.

Paige Mahoney, de 19 años, trabaja para una poderosa organización del hampa londinense. Paige es fuerte, rápida y tiene un don excepcional: es capaz de entrar en los pensamientos de los demás. En esta sociedad represiva cualquier acto de espiritismo ya es ilegal. Pero Paige comete alta traición por el simple hecho de respirar.
En un mundo en el que los sueños están prohibidos, una joven luchará por su libertad, su vida y el futuro de la humanidad.” 


Toda la comunidad de booktube inglesa está tremendamente alucinada con la publicación de este libro. No solo por su jovencísima autora, sino por las positivas críticas que está cosechando sin parar. Por ello, cuando me ofrecieron reseña el libro no pude sino decir que sí. Por lo que muchas gracias a Fantascy por facilitarme un ejemplar para la reseña.

Y tengo que decir que, a pesar de tener unas expectativas muy altas con este libro no me ha decepcionado. Cierto es que  se trata de una autora muy joven y se nota que es su primer libro, pero el trasfondo que ha creado me ha atrapado de tal manera, que ha suplido otras carencias del libro.

Es cierto es que una distopía y que distopías seguramente habréis leído muchísimas pero esta introduce un elemento, realmente varios pero si os hablase de ellos os destriparía la novela, como es la clarividencia. No os penséis que se trata de gente capaz de ver el futuro o algo tan sencillo como eso. Para nada. Se trata de unas órdenes muy complejas, con características peculiares que hacen que haya varios tipos de clarividentes y que haya mucha variedad de habilidades. Si ya de por sí el tema de la clarividencia me llamaba mucho la atención, la forma en que lo ha desarrollado me ha dejado con ganas de saber más.

El libro está narrado en primera persona por Paige lo cual hace que sea más sencillo que entendamos estas peculiaridades pues Paige las vivirá en primera persona. No obstante, la autora peca de introducir muchas ideas nuevas, muy diferentes en muy poco espacio. Puede resultar algo caótico al principio, ya que es mucha información de golpe, e incluso puede hacerse algo pesado ya que tienen que ubicarnos en este mundo tan diferente. Pero una vez hemos cogido la dinámica es algo que no tiene desperdicio.

La trama del presente se irá intercalando con sueños y recuerdos de la infancia de Paige que nos ayudan en parte a conocerla mejor a ella, y a comprender más el mundo en que se encuentra. Además de conocer a algunos personajes secundarios. Estos, aunque no tienen demasiado protagonismo, tienen mucho potencial y me han gustado bastante, por lo que espero leer más de ellos en los siguientes libros. El intercalar las tramas podría ser algo cogido de los pelos pero está perfectamente hilado en la trama. Aunque sí que es cierto que cortan la trama principal haciéndola menos dinámica. Pero es un libro al que me he enganchado fácilmente y el cual quería devorar cuanto antes para conocer el desenlace.

Algo que no esperaba en este libro y he encontrado han sido las intrigas entre personajes. Es algo que me gusta mucho y con lo que disfruto enormemente. Estas intrigas están muy bien llevadas, aunque también hay que decir que resultan bastante predecibles. Y en general esa ha sido mi otra pega del libro: me ha resultado bastante predecible en varios aspectos. Esto no me ha hecho interesarme menos pro el libro, estaba intrigada igualmente, pero me o veía venir.

El final estalla repentinamente. Aunque tienes una idea de lo que va a pasar, siempre tienes esa espinita de que las cosas seguramente no vayan como está planeado y una vez te acercas al final del libro sí que no puedes soltarlo. El final es trepidante, intenso, con una gran resolución, pero que a la vez te deja con un gran suspenso y, a mi por lo menos, me ha dejado con muchas ganas de saber más, y ver cómo se desarrolla la acción.


La era de los huesos es un libro que aunque tenía el listón muy alto, ha conseguido engancharme, a pesar de ser bastante predecible, y tenerme muy interesada hasta el final. Tanto el trasfondo de la clarividencia como la sociedad distópica, ambas en conjunto, me han parecido muy originales y bien construidas, dando lugar a que no sea una distopía más sino que intuyamos, y descubramos que hay mucho más bajo la superficie. Sí que al principio puede hacerse algo confuso y lento por tanta información y terminología, pero una vez le coges el truco es una lectura que, a pesar de su número de páginas, se devora fácilmente y deja con ganas de saber más.

jueves, 29 de mayo de 2014

El cementerio de barcos - Paolo Bacigalupi



El Cementerio de Barcos (Ship Breaker) – Paolo Bacigalupi (Traducción de Manuel de los Reyes)
Ship Breaker #1 
Plaza y Janés, 348 páginas, 17.90
9788401352546


“Cable de cobre. Planchas de hierro. Chatarra. A veces aceite o incluso un bidón de petróleo, un recurso de otra época. Estos son los tesoros que el joven Nailer rescata de los barcos varados en la playa.

En la costa de lo que una vez fue el golfo de México, la gente sobrevive desguazando antiguos petroleros y buques mercantes, y malvendiendo a las grandes empresas. Nailer y sus compañeros, la «cuadrilla ligera», afrontan el trabajo más arriesgado: meterse en las entrañas de los barcos. Es una profesión dura en un mundo duro, en el que nadie cuida de nadie y gana quien es más rápido. Solo hay una manera de escapar: con un golpe de suerte.

Y la suerte sonríe a Nailer el día que descubre un hermoso velero, uno de los clíperes con los que siempre ha soñado, encallado en las rocas. Con lo que saque del naufragio, podría abandonar la playa. Aunque dentro también hay una chica prisionera: si la mata, será rico; si la ayuda a regresar con los suyos... empezará la aventura.


Tras leer La bomba número seis y otros relatos quedé intrigada con este autor y dejé entre mis pendientes leer más  libros suyos. Meses, o casi un año después lo he retomado. No obstante, creo que no ha sido lo que esperaba, no es que no me haya gustado, pero desde luego, tampoco era lo que creía que sería en un principio.

Me encontré con una ambientación bastante buena. En un futuro distópico conocemos a Nailer, el protagonista, un chatarrero moderno, pues su trabajo consiste en desvalijar el material valioso de barcos encallados para venderlo y sacar algo de dinero. Es un trabajo mal pagado y muy peligroso pero es su única forma de sobrevivir día a día. No obstante, su suerte cambia tras una serie de hechos que hacen que su vida pueda dar un giro totalmente inesperado.

Mi problema con este libro ha sido que, el hecho que desencadena toda la trama y todo lo que sucederá en el mismo es una decisión del protagonista que no me creo. Dado el mundo en que viven, como tienen que sobrevivir y por lo que Nailer pasa, me resulta muy complicado entender porque actúa como actúa. Sé que lo que hace es lo correcto, es solo que no me lo creo porque no me parece verídico con lo que nos vienen contando. Se que, si las cosas fueran de otra forma, no habría historia, pero no dejo de tener la idea de que se podría haber enfocado de otra forma y no puedo dejar de pensar en que no me lo creo.

Por otro lado, la novela tiene muy buen ritmo narrativo. No se detiene excesivamente en ningún momento y es muy dinámica. Evoluciona constantemente, y siempre está en movimiento de forma que es complicado aburrirse aunque uno no esté muy interesado. Eso sí, en ocasiones para mi gusto ha pecado de demasiado apresurada de forma que hay cosas que quedan un poco en el aire, o da la impresión de que se han hecho cosas para nada ya que en pocas páginas hay muchos giros de tramas que se contradicen.

El mundo, bastante curioso como ya os he comentado, me ha resultado bastante desaprovechado. Apenas te cuentan lo poco y suficiente y te lo dejan caer de manera inconexa ya que lo que parece importante es la trama y su evolución y dinamismo. No es un libro que profundice mucho en cómo el mundo ha llegado a ser así o que ha pasado en detalle con la humanidad y sociedad. Me ha resultado más bien una novela de aventuras con elementos de ciencia ficción.

Por el título seguramente muchos os lo veíais venir, por lo que mucho spoiler no creo que sea, pero quiero destacar la maestría del autor a la hora de describir los barcos y la acción que tiene lugar en ellos. A veces estas acciones resultan muy caóticas y poco imaginables pero el autor las hace tremendamente dinámicas, como el resto del libro y cargadas de acción. De hecho, son, desde luego mi parte favorita de la trama.

El final me ha resultado muy abierto. Demasiado. Si es cierto que da sensación de final, pero la cantidad de cabos abiertos es grandísima. Luego me di cuenta de que el libro forma parte de una bilogía, al menos eso está publicado. Y aunque no tengo claro si su segunda parte continúa con la trama conde se dejó y da algo más de cierre, espero sinceramente que así sea.


El cementerio de barcos es una novela corta, dinámica y que se lee de forma bastante rápida. Aunque me costó pasar del principio por lo que a mi resultó una incoherencia con la forma de ser del protagonista es un libro cargado de aventuras en la que, una vez el cometido de los protagonistas queda claro, no van a parar hasta el final. El trasfondo es muy agradable de leer, pero no deja de ser un trasfondo, hay pocas explicaciones y no es algo principal en la trama. Más que ciencia ficción es un libro de aventuras con toques de ciencia ficción por lo que su lectura no es tan densa como cabría esperar. No obstante, con un final bastante abierto y apresurado me ha dejado con muchas ganas de una sensación de cierre. 

domingo, 25 de mayo de 2014

Dexter, el oscuro pasajero - Jeff Lindsay




El Oscuro Pasajero (Darkly Dreaming Dexter) – Jeff Lindsay (Traducción de Toni Hill Gumbao)
Dexter #1
Ediciones Urano, 285 páginas, 7
9788496829763


“Dexter Morgan no es precisamente la clase de hombre que presentarías a mama. Su tendencia al asesinato puede resultar algo desconcertante. Pero en el fondo de su corazón Dexter es el perfecto caballero; un apoyo para su hermana, Deb, miembro de la policía de Miami, y alguien interesado solo en terminar con gente que de verdad se merece su visita especial. Aunque es un hombre atractivo, Dexter se muestra totalmente indiferente, y, con franqueza, un poco perplejo, ante las atenciones que le prestan las mujeres. Y, pese al hecho de que no soporta la visión de la sangre, trabaja como analista de restos de restos de sangre para la policía de Miami, una labor que le permite estar al día de los últimos crímenes y mantenerse ojo avizor ante la siguiente presa.



Como muchos seguramente he visto, aunque no terminado, la serie de Dexter. Motivada por esto siempre he tenido curiosidad por los libros, ya que, por lo que me han contado, aunque no son muy fieles, sí que son interesantes. No fue finalmente hasta que me regalaron el libro que me decidí a ponerme con él para ver que tal.

Y la verdad es que me ha gustado bastante. Pensé que, tal vez por haber visto la serie, el libro me podría saber a poco, pero no ha sido así. Este primer libro al menos es bastante similar a la primera temporada, o al menos a lo que recuerdo de ella, aunque si bien me ha dado la impresión de que se centra más en la trama principal cuando la serie desarrolla más otras subtramas. Claro que el libro no llega a trescientas páginas y por lo tanto no tiene que rellenar toda una temporada de una serie.

La historia está narrada en primera persona por Dexter, lo cual me parece un gran acierto. Creo que sería una historia imposible de contar de otra forma ya que gran parte de la gracia del libro es estar dentro de la mente de Dexter, poder ver, de primera mano, como piensa y como razona. El libro nos presenta las dos facetas de Dexter, su imagen como el perfecto hermano, eficiente miembro de la policía, dedicado a su trabajo y muy educado, correcto y formal. Y por otro lado su faceta más oscura, esa que hace que se convierta en un cazador calculador a la espera de capturar, y asesinar a sus presas, solo aquellas que lo merezcan.

Precisamente por este tono en primera persona es un libro que tiene mucho más texto reflexivo, del propio Dexter, que diálogo, aunque también hay bastante de este. A mi me ha encantado leer las reflexiones de Dexter, ir leyendo como él se va describiendo, como nos va contando su vida intercalando experiencias pasadas y actuales con el caso en que trabaja. Pero a lo mejor esa abundancia de texto más reflexivo puede resultar algo pesado.

Dexter tiene un sentido del humor muy peculiar. A mí me ha parecido de lo mejor del libro, junto a su forma de ver las cosas y como habla consigo mismo. Eso sí, precisamente por eso es un sentido del humor, un tono que o te gusta, o no te gusta. Y bueno, cuando el personaje protagonista tiene un humor que no nos gusta, y no nos gusta él, el libro se puede hacer muy cuesta arriba. Aunque como os cuento no ha sido el caso.

El libro es muy cortito, se lee en nada y se centra en una trama principal que es unos misteriosos asesinatos por los que Dexter se encuentra fascinado. Cierto es que otras tramas comienzan a abrirse, pero la principal y predominante en el libro será esta. Es un libro muy dinámico, que está siempre en movimiento y todo el rato están pasando cosas sin llegar al nivel de ser abrumador. Es una lectura entretenida que fácilmente puede durar un par de días. Como mucho. 

Para los fanáticos de la serie, aunque conocerán el final, eso no quitará que haya un par de sorpresas por medio. Por otro lado, aquel que vaya totalmente de nuevas con el libro se encontrará haciendo cábalas con las posibilidades y muy intrigado ante lo que pueda suceder. Yo, que conocía el desenlace de la serie estaba totalmente enganchada y ansiosa por saber como terminaría.


El oscuro pasajero es una novela que recomiendo a todo fan de Dexter la serie de televisión. Es un libro relativamente fiel al personaje de la serie, la primera temporada y el libro son bastante fieles aunque el libro esté más centrado en la trama del asesino. Es un libro en un tono más reflexivo aunque es un tono necesario pues, de otra forma, hubiera sido mucho más difícil poder entender al personaje que es Dexter. Es un libro cortito, que me ha resultado muy ameno y que a pesar de haber visto la temporada en que se basa me ha mantenido interesada y enganchada hasta el final del mismo.